Entretelones

De acuerdo con la ocasión es la tinta de sus corazones

La selección interna de candidatos a diputados locales y ayuntamientos han convertido a los institutos políticos en verdaderos campos de batalla, pues la inconformidad por las designaciones de abanderados partidistas ha salido a flote a pesar de que muchas de las cúpulas aseguraron tener bien amarradas “candidaturas de unidad”.

Los quejosos han tomado decisiones y son estas acciones las que ahora preocupan a los partidos, o debiera preocuparles, si quieren evitar procesos electorales manchados por el llamado “fuego amigo” del que nadie esta exento, sean del color que sean, pues en nuestro Hidalgo los políticos son unos verdaderos camaleones: de acuerdo con la ocasión es la tinta de sus corazones y bajo el escudo de lealtades intermitentes ejecutan estrategias que favorecen siempre el origen de todas sus aspiraciones.

Hay ejemplos muy evidentes de esto, que casi por poquito rayan en el cinismo, pero como todos buenos políticos disfrazan las traiciones, los golpes bajos y quien resulta más afectado no es la oposición, aunque así pretendan ubicarse, sino el electorado, ciudadanos que no en todos los casos carecen de memoria histórica y por lo tanto no está interesado en otorgar su voto a gente que brinca y aparece vestido de un color y otro. Entonces la apuesta de quienes forman parte de la clase política está, como en cada elección, en su voto duro, la estructura que no le falla por más inconforme que este con sus abanderados, pero hoy pueden hacer la diferencia operando a favor, desde o en contra de la “oposición”.

La guerra sucia ya empezó y el primer punto es para el partido “hegemónico”. La disolución de la alianza opositora para el proceso de ayuntamientos entre el PAN y el PRD está en los tribunales y la traición estuvo camuflada de naranja, antes fue azul y previamente verde, pero aunque fue evidente el aviso de la intención de impugnarla, el exceso de confianza lo permitió, un asunto que incluso orilla a pensar que, válgase la expresión, “se ponen de pechito” y hasta el último momento atienden o intentan resolverlas con estrategias emergentes.

La determinación del Tribunal Electoral de Hidalgo provocó que más de uno repiense su regreso a sus partidos, porque esa alianza generó discordias, la salida de varios militantes, sobretodo perredistas, que no se vieron favorecidos con esa postulación decidieron buscar otras “oportunidades”.

Sin embargo el hecho de que no existan candidatos de coalición opositora en municipios de gran trascendencia electoral como Pachuca, Tulancingo, Tula, Ixmiquilpan y Huejutla, le dejan limpio el camino a quienes señalan y acusan de evitar la alternancia en la entidad, pero como en todo asunto, cada uno debe responsabilizarse de lo que le corresponde y aunque suene radical, el partido en el poder está haciendo lo que puede, aunque no sea lo que debe, para mantenerse, ¿y la oposición, para cuándo?

Hay casos que prueban la necesidad de importar estrategas políticos a la oposición del partido más fuerte del país para lograr cambios políticos trascendentales en las entidades, Querétaro y Francisco Domínguez, actual gobernador de esa entidad, es un ejemplo; pero no significa que los partidos antagónicos no sirvan también como pantallas de los verdaderos poderes que toman las decisiones en los estados.

Hidalgo se convertirá muy pronto en escenario de una lucha entre iguales y la oposición implementará estrategias propias de quien ha gobernado por más de 86 años en ella para poner en jaque a los políticos locales con aspiraciones superiores.

 

@JanetBaS