Entretelones

Operación cicatriz, para evitar que se meta “la humedad”

El escenario para el desarrollo de las campañas electorales está claro, los partidos políticos definieron a sus mejores perfiles, a quienes de manera conveniente deberán impulsar a pesar de que varios competirán en una segunda vuelta y confían en la falta de memoria histórica del ciudadano para colocarlos en las principales preferencias electorales.

Los procesos internos de selección de los institutos políticos derivan siempre en diferencias, una situación natural en cualquier tipo de competencia; en el camino varios se quedaron con sus aspiraciones, algunos se alinearon sin hacer públicas sus diferencias y otros más acusaron irregularidades y dedazos en la asignación de quienes abanderarán el proselitismo. Las llamadas operaciones “cicatriz” son obligadas para las cúpulas partidistas como parte de una estrategia para impedir la fuga de militantes, sobre todo de cara a una contienda tan importante como la que se avecina en la entidad, aunque se empeñen en negarlas.

En toda esa operación los partidos advierten la primera evaluación de sus aspirantes, las reacciones de la militancia son sin duda un parámetro importante y aunque en casos como los de la estructura del Revolucionario Institucional que termina por respaldar a candidatos que designan de último momento, son las reacciones adversas las que implican un análisis para incluso diseñar una campaña electoral.

El hoy candidato virtual de la coalición “Un Hidalgo con Rumbo” a la gubernatura de Hidalgo, Omar Fayad Meneses, centró su discurso durante la convención de delegados en la que fue ratificada su postulación por la militancia tricolor, en justamente dejar claro que a cada quien le ha tocado aguardar y respaldar otros perfiles, sin referirse en ningún momento de su mensaje a fracturas o divisionismos, pidió el apoyo de los tricolores para comenzar su campaña política arropado por quienes esperarán su momento, declaraciones que buscan unificar después de una contienda al interior que evidentemente no dejo conformidades generalizadas.

Ante los rumores acerca de sus acercamientos previos con otras fuerzas políticas e incluso la posibilidad de participar en la elección por la vía independiente, Fayad Meneses dejó claro en su mensaje su fidelidad permanente al partido y rechazó también que su postulación obedezca a algún tipo de chantaje, sino a una historia de vida.

Bajo esas declaraciones pidió a la militancia no dejarse seducir por los partidos opositores que quieran sacar ventajas para buscar fracturas y divisiones, acciones que expresó, “se van metiendo como la humedad” y fue enfático al hacer un llamado a mantener la fidelidad y lealtad al tricolor, sumarse a su proyecto.

Reconoció la elección del próximo 5 de junio como una de las más reñidas de la historia política de la entidad por los cargos de elección popular que estarán en juego de manera simultánea.

Seguramente analizaron ya cifras y datos, como los del caso de Pachuca, considerada como la zona electoral más importante, no solo por ser la capital de Hidalgo, pues es donde se concentra un gran porcentaje de la población y los poderes centralizan la mayoría de sus acciones; sin embargo en cada elección los votos para los partidos son variables, hay secciones electorales prácticamente en manos de la oposición y curiosamente corresponden a las zonas de mayor plusvalía de la ciudad.

En la última elección local de ayuntamiento la diferencia de votos que le valieron el triunfo al Partido Revolucionario Institucional (PRI) y Eleazar García Sánchez fue de 3 mil 365 votos frente al candidato postulado por la coalición conformada por el Partido Acción Nacional (PAN) y el Partido de la Revolución Democrática (PRD), Gloria Romero León.

En la elección de diputados locales de 2010 empatada con la elección de gobernador, en el distrito Pachuca poniente, el PAN logró mayoría de sufragios por una diferencia de 3 mil 894 frente al candidato tricolor Ramón Vicente Díez, quien competirá nuevamente por el distrito Pachuca oriente, distrito que en esa misma fecha el PRI perdió frente a la coalición opositora con mil 888 votos.

No hay ninguna duda que cada elección es diferente, hoy las apuestas de los partidos están en la mesa y aunque en muchos casos corresponden a cartas ya vistas, esperan un efecto de homogeneidad en los sufragios que algunos creen terminarán por pulverizarse entre tanta opción reciclada; sin embargo una parte de ciudadanos está a la expectativa de las candidaturas independientes, particularmente para el caso de las alcaldías serán un nuevo ingrediente en los comicios, ojala no queden a deber y rescaten la naturaleza de este tipo de participación política.

 

@JanetBaS