Entretelones

Hoy todos son “amigos”

La proximidad de los procesos internos para la selección  de todos los partidos políticos de Hidalgo, provocó una euforia entre sus militantes, hoy todos quieren ser el centro de atención, salir en las fotos, notas periodísticas, radiofónicas, de televisión y no se pierden ningún evento público, ni social para promoverse, subrayar a quienes dirigen los institutos políticos y a la ciudadanía misma que están ahí y que valen la pena como representantes populares, que son nuestros “amigos”.

Esta por demás recordarles, que la ciudadanía si algo se sabe de memoria es este tipo de actitudes; previo y durante el desarrollo de comicios es la época en que las estrellas bajan del cielo y se ponen “al nivel” de la gente; las divas dejan un poco el glamour para ofrecer una imagen solidaria y benévola, aunque esto signifique ir en contra de sus propias convicciones y personalidades, pero es justamente el inicio de todo. No hay funcionario público, ni político, que no se deba y le deba al pueblo. Eso es justamente lo que deben analizar antes de atreverse a pedir el voto, sobre todo si ya es la segunda, tercera o quincuagésima vez que lo hacen.

Lo anterior es solo uno de los aspectos que tiene cansado e indiferente al electorado en nuestro país. Las promesas incumplidas son pan de cada elección. Lejos de los discursos positivos y alentadores, en Hidalgo persiste la pobreza y la marginación, ese es el escenario principal en el que se desarrolla esta comedia política de sucesión de los gobiernos, una realidad que no se puede esconder y a la que es inadmisible ser indiferente, en la región otomí tepehua, en la sierra alta y en la huasteca hay mucha gente con hambre, que vive sin servicios básicos, ah pero eso sí, en su precaria vivienda tiene un televisor de plasma que no pueden utilizar, gracias a una “política” ¿pública?

Seguramente estas familias recibirán o ya reciben “apoyos” de los políticos, aunque para nada estas significan soluciones de raíz a sus problemas. Un litro de leche, arroz o frijol por supuesto que les ayuda, pero ¿qué harán cuándo se termine?, seguirán siendo igual de pobres y en los números que los ubican en condiciones similares que viven en otros puntos del planeta como Sudáfrica y les volvería a preguntar ¿de verdad valen la pena como funcionarios y representantes públicos? Porque ese es el tipo de actor para esta comedia que la gente busca, alguien capaz de cambiar este escenario sin pensar únicamente en una carrera política de membrete.

Así como los institutos políticos tienen la obligación legal de revisar profundamente que sus aspirantes no tengan ningún tipo de vínculo con el crimen organizado o cualquier otro tipo de actividad ilícita, obtendrían mayor credibilidad al postular gente nueva, caras que por lo menos signifiquen un posible voto de confianza y la ciudadanía debe someterlos a una estricta evaluación de los resultados reales obtenidos en encargos anteriores.

Por ejemplo, tenemos al grupo de legisladores locales que andan muy “apuraditos” promoviéndose, principalmente los priístas, más de uno aspira a ser postulado o postulada a alguna alcaldía y con la reforma en materia de paridad en las candidaturas convierte a las diputadas en posibilidades para sus partidos, aunque insisto esto no significa que sus acciones en la Cámara sean las mejores, ni tampoco que cuenten con la capacidad y sensibilidad para entender y atender ese escenario de realidades y muchas necesidades que tienen que atenderse, no con fuentes, monumentos, ni siendo nuestros amigos.

 

@JanetBaS