Política cero

La vida es más bonita en la frontera, la frontera, en la frontera

Donald Trump es admirable. Ha cumplido cada una de sus amenazas de campaña con un ánimo que ya hubiéramos querido ver en cualquier presidente municipal. Por eso, cuando al fin nos dimos cuenta de que no estaba bromeando, tiene a todo México en ascuas en espera de su fatídico próximo tuit mañanero, a ver qué barrabasada soltó contra la patria.

Ahora mismo estamos todos esperando a ver qué nuevo tema tiene en nuestra contra o qué represalia se le ocurre, ya sea echar a patadas a todos los dreamers cual si fueran reclutas de Isis o generarle arancel a todos los tacos de suadero que se vendan en Los Ángeles o gravar en exceso las pizzas que hacen nuestros connacionales poblanos que tanta vida dan a Nueva York. Ya lo único que le falta es que nos mande los marines a poner orden y progreso en el Edomex, donde la lucha por la gubernatura parece una versión muy rala de La risa en vacaciones. O sea, lo de Alfredo del Mazo Maza, el rey del Mirreynato, es la demostración de que al PRI no le inquieta mucho perder el estado. Mejor hubieran puesto al funicular de Ecatepunk, tendría más votos.

Y es aquí cuando uno se pregunta si es que no hay otros países en el mundo de los cuales el neurótico Donaldo podría cuparse, ¿es que no existen otros presidentes con los cuales pelearse o no hay otros pueblos a los que mandarles su odio y su rencor? Digo, allá están los canadienses que tienen lo suyo o los franceses, que tampoco son admiradores del nuevo presidente yanqui, o los ingleses, que tampoco tienen a Donald Trump como santo de su devoción, no se diga los países asiáticos, China por ejemplo o Japón o Corea, que tampoco están muy contentos porque sacó Donald a Estados Unidos del TPP, es decir otros espacios en los cuales ocupar su vida y su rencor. Ahora bien, México, que siempre anda ahí firmando de quedabién todos los tratados, tendría que haber recibido más solidaridad de los países hermanos que se han portado peor que los canadienses guardando ominoso silencio. Solo Evo Morales ha mostrado su apoyo de manera irrestricta, sin olvidar a los californianos y los neoyorquinos, que se han mostrado solidarios, además de los chinos, que ya se relamen los bigotes en espera de entrar a relevar a los gringos en materia de inversión para cobrarse a lo cochino. Bueno, ni la FIFA ni la Concacaf nos han hecho el paro.

Yo digo que para la otra y no andar haciéndonos osos, en vez de mandar a Videgaray, que estaba todo asustado, mejor enviar a la Casa Blanca a Carmelita Salinas con una caja de jitomates.

jairo.calixto@milenio.com
www.twitter.com/jairocalixto