Política cero

El de alma de pirata se llevó hasta la luna de plata

Lo bueno es que Veracruz es un pedacito de patria que sabe reír y cantar, porque el doctor Meade ya afirmó muy ufano —palabras más, palabras menos— que a pesar de las circunstancias francamente paupérrimas en las que dejó el estado el depredador Duarte, la secretaría que se encuentra bajo su jurisdicción no va a mover un dedo para rescatar esa bonita geografía. Que le hagan como quieran pero que de la misma manera en que la SHCP no está para cumplir antojos ni para enderezar jorobados, mucho menos está para sacar al buey de la barranca de una economía en avanzado estado de putrefacción.

Y tiene razón; si Veracruz fuera priista todavía habría manera de echarle una manita (mientras ponen en venta sus noches que son lluvia de estrellas, palmera y mujer), arrojarle algún mendrugo del presupuesto, pero como decidieron irse hacia el panismo, pos nomás así no se va poder. O sea, todavía si los veracruzanos que fueron atracados como en autobús del Edomex fueran grandes empresarios se les podría echar una ayudadita como en los tiempos del rescate carretero, el Fobaproa o el Ipabe, pero como hasta les quitó la luna de plata uno que tiene alma de pirata, pues ya se amolaron.

Esa es la actitud humanista que se requiere (aunque no estoy seguro de que Pepe Toño Meade algún día hasta aquellas playas lejanas podrá volver), porque luego van a venir los chihuahuenses que se van a quedar más allá que chilundos, los de Coahuila que han tenido a dos Moreira para que los dejen en calzones, los de Zacatecas y los de Quintana Roo a pedir que los saque del hoyo en el que sus ex góbers petochos los arrojaron con el mismo aplomo con el que los de la última letra acumulan a sus víctimas en esas narcofosas clandestinas.

Lo bueno es que el señor Yunes fue a hablar con el licenciado Peña para pedirle para su calaverita, pero tomando en cuenta que las reformas estructurales están más empantanadas que la verdad histórica y que Donald Trump se acerca peligrosamente al triunfo (aquí es donde Hillary se debería de poner super bitch y echarle en cara tanto a los del FBI, que son unos traidores a la patria, como a los de WikiLeaks en general, como a Julian Assange en particular, que si Trump gana y aprieta el botón rojo del ataque nuclear, Jacobo, es nuclear, ellos, por mustios, serán los culpables del fin del mundo) pues la cosa está difícil. Lo bueno es que se acordó organizar unas mesas de diálogo con Osorio Chong para ver si Veracruz se merece una lana para que no tengan que malbaratar el rinconcito donde hacen su nido las olas del mar.

No, bueno, me parece que en el gabinete nadie nació rumbero y jarocho, trovador de veras.

jairo.calixto@milenio.com

www.twitter.com/jairocalixto