Política cero

Todos unidos contra ISIS, que da tisis

Con la declaración de guerra contra ISIS por parte de todo el mundo (incluidos la CNC, la CNTE y la CTM), esta organización, como sacada de un delirio de villanos de James Bond, donde se almacenan todos los rencores contra la cultura Occidental (pero se obtienen recursos a la manera del capitalismo salvaje vendiéndole petróleo a sus enemigos, que ellos le compran con gusto a precio pacto) lograron lo que tanto deseaban, y se confirma lo que el luminoso Cavafis anunciara con crudo sentido común: los bárbaros tienen un plan.

Bueno, cómo estará la cosa que se sabe que el gobierno mexicano podría participar en esta conflagración mundial mandando sus más arjonianos y alazrakianos spots, fundamentalmente los del #YaCholeConTusQuejas y el del #ChinkunguyaHazQueHuya, para comenzar a taladrarles la mente fanatizada a los terroristas, que luego de tan tremenda exposición mediática comenzarán a matarse entre sí. Eso sí, antes al crimen organizado no se le ocurre unirse a la Yihad anti-ISIS mandando sicarios y pozoleros a dar cuenta de los terroristas, como si fueran de un cártel contrario (ahora lo son, mañana hasta pueden ser socios); con eso de que corrió el rumor propagandista de que unos matones mexicanos estaban presentes cuando los atentados a un café parisino y que fueron ellos los que fulminaron a los agresores, luego dirán que El Chapo encabezará la lucha en pleno desierto sirio, pues los de Anonymous han perdido tanta credibilidad que ni siquiera pudieron tirar la página del gobierno de Javier Duarte, por lo menos antes de que gritara, con no poca histeria, aquello de “¡Veracruz ya cambió!”.

En uno de sus últimos libros, Terrorista (Tusquets, 2007), el descomunal escritor John Updike da el recetario perfecto para fabricar esta clase de criaturas capaces de acciones kamikaze como la de París, que más pronto que tarde volverá a ser una fiesta. Tomas a un chico alienado, desvencijado moral y anímicamente, criado en la marginación, el desamor y el rechazo; le agregas certezas religiosas, que no ideológicas, mientras al mismo tiempo incentivas sus rencores y avivas su menosprecio; y luego del debido cocowash fortificado con fenilalanina y hambre de gloria fanática, le das una misión suicida en la espera de una recompensa celestial.

Acá entre nos, ojalá a la Femexfut y a los seleccionados les dieran un poquito de ese tratamiento, para que cada vez que tienen que jugar en San Pedro Sula no se pongan como si los mandaran a un campo de entrenamiento de ISIS, a que les dé tisis.

 

jairo.calixto@milenio.com

www.twitter.com/jairocalixto