Política cero

Todos unidos con Alfredo Castillo

Seguramente inspirado por los últimos sucesos y el llamado del secretario de Gobernación de unirse con el nuevo comisionado para Michoacán, el Piojo Herrera, ya repuestito de la debacle en la final contra Xolos, donde quedó en calidad de adorno como el góber Vallejo en Michoacán, declaró: “…el quinto partido se me hace poco, nosotros estamos con la aspiración de llegar hasta el final”, refiriéndose al próximo Mundial en Brasil 2014. ¡Esa es la actitud!

Algo que solo puede ser comparado con el espíritu deportivo que ejerce el gran Mancera cada que tiene una iniciativa. Ya pasamos su relación con las luchas sociales, su gusto por los aumentos y sus bonitos tratos con el gobierno federal, y ahora quiere llevar a la “formalidad” a los vagoneros, sobre todo después de amenazarlos con amarrarlos como puercos.

Como quiera que sea, si el director técnico tiene tamaña aspiración a pesar de los comentarios sardónicos que pueda desatar entre los cínicos y los conformistas, es posible imaginar un mejor destino para el estado purépecha, hoy convertido en el epicentro de un doloroso proceso convulsivo. Claro, quizá no sería mala idea comenzar por darle gusto a los grupos de autodefensa y policía comunitaria que requieren quizá por un acto fetichista, la detención de los principales capos de Los caballeros templarios. Digo, no es que estén en la exacerbación pidiendo como la CNTE la derogación de las reformas peñistas y ni siquiera apoyan al #PosMeSalto. Ellos, aunque rejegos por no entregar el armamento (la burra no era arisca y a Los templarios los precede su leyenda), tampoco se han puesto al brinco como el PRD que ya exige que el comisionado Castillo que no se convierta en Virrey de Michoacán. No creo; si en su momento le devolvió el reloj al poeta Efraín Bartolomé que le atracaron los policías del Edomex en el operativo contra La mano con ojos, no me lo imagino sintiéndose el Saruman de Morelia mientras Fausto Vallejo se queda en calidad de pieza ornamental gritando “My precious!”.

Así que un apañón de La Tuta y sus amigos no es nada a cambio de ganarse el aplauso, en vez de detener a malandrines de octava que ni en Tancítaro los conocen. Sí, una cosa tan chafa como la de aquellos críticos de cine que, sin temor a fundirse en el Tártaro, afirman con la impertinencia que da la ignorancia que Gravity es mejor que 2001 Odisea del espacio.

Con esa lógica, el Tri no solo tendría que ganar el Mundial sino hasta un Gran Slam y hasta los Juegos Olímpicos de Invierno.  

jairo.calixto@milenio.com

www.twitter.com/jairocalixto