Política cero

A travieso no me ganas

No lo sé de cierto, pero todo parece indicar que a los magistrados del Tribunal Electoral, gente proba y de buen corazón que fue forjada en el Olimpo de la justicia, donde se templan los hombres y las mujeres de una patria más fuerte y mejor se les fue la onda. De otra manera no se explicaría que al amparo de la madrugada, más allá de las horas hábiles de trabajo burocrático, como diría ese gran prócer llamado Gustavo Díaz Ordaz, defendieran a capa y espada la candidatura del honorable y nada tramposo señor licenciado don Bronco, para que pudiera aparecer en la boleta al mas puro Márgara Style.

Chorro mil fotocopias y chingomil firmas dudosas no pueden estar equivocadas. Si Marichuy hubiera hecho lo propio, seguramente, dirá esa gente de avanzada, estaría en la carrera presidencial. Claro que no; ahí sí que el Tribunal, apegado a derecho, la habría echado para atrás aunque solo fuera por una mínima mácula en un autógrafo, como debe de ser.

Hay quienes desde el oprobioso resentimiento exigen que la autoridad libere al mono capuchino que fue apañado a la malagueña (¡presos políticos, libertad! ¡Presos políticos, libertad! Él solo quería llevar sus fotocopias al INE) y se entambe al Bronquitis aguda solo porque, según sus propias palabras, lo de las más de cien mil fotocopias “solo fueron fotocopias”. Sin duda, algo que merece incluirse con letras de oro en las sagradas paredes del Tribunal al ritmo de “A travieso no me ganas”.

Así, con sus bota de pico atrás y con suelas adelante, el Bronco agradece a Dios por los favores prestados —aunque algunos canallas creen que el licenciado Peña, gran amigo del ex góber de Nuevo León, está detrás de todo esto para darle un poquito de emoción a las campañas y a las votaciones, al incluir a un ser que podría volverse el Javidú de las firmas— pero sobre todo al Tribunal, que es una institución que con sus fallos (acordémonos cómo le dio el triunfo a PRI en la Coahuila de los Moreira de la Moreiriña) consolida la credibilidad de las instituciones.

Lo que no se entiende en esta historia de un mundo matraca, es que Margarita haya salido a quejarse y a estigmatizar al Bronco cual “candidato del Tribunal”, cuando en realidad es su alumno más adelantado en la defensa y promoción de los derechos electorales de las fotocopias. ¡Qué injusta, de veras! O sea, nada más para que me entiendan: el regreso del Bronco en calidad de muerto viviente reanima la contienda pero, sobre todo, ocupa el lugar que ahora libera Carmelita Salinas al dejar su brillantísima carrera política para volver a hacer telenovelas.

Así que no anden propagando aquello de que el Bronco tiene la misión gubernamental de quitarle los votos a AMLOVE para luego declinar a favor del dotor Mit. Lo dudo, el candidote está en contra de los corruptos que no sean del PRI.

Me cuentan que el Bronco celebró su triunfo haciendo la roqueseñal. Enhorabuena. A travieso no le ganan.

jairo.calixto@milenio.com
www.twitter.com/jairocalixto