Política cero

El "suicide squad" del "ex presichente"

Debemos estar muy mal los mexicanos como para que el ex presichente sea nuestro defensor frente a los ataques de Donald Trump contra esta patria querida a la que como al pulque para ser carne, le falta un grado para ser primer mundo. Digo, no está mal que el hombre desquite lo que se le da de pensión, pero la estrategia es errónea. Tomando en cuenta la leyenda que lo precede, su verborrea discursiva y puntual sentido del humor involuntario, el verdadero método para desprestigiar a Donald no es atacándolo ni insultándolo ni vomitándolo, como ha intentando Fox recordando sus viejas estrategias antipeje de 2006, sino apoyando sus causas.

En la medida en que el esposo de Martita aliente y demuestre su admiración pública por la ideología churrigueresca de ultraderecha mercachiflera y explotadora mamucona de Trump, en esa medida sus bonos se irán de manera más rauda y veloz al averno de donde nunca debería haber salido.

Incluso para hacer más choncha y fulminante la campaña contra el hombre del peluquín, deberíamos organizar un suicide squad encabezado por el guasonesco Fox en donde gente de nada dudosa reputación y probidad probada pueden encarnar a Harley Queen, Deadshot, Killer Croc #LordMeLaPelas; gente como #LordFerrari, el profe Moreira, todos los involucrados en el Panama Papers, Joseph Blatter, Keiko Fujimori, Macri, los Porkys y sus progenitores, los de Uber, que han hecho de la tarifa dinámica un monumento al atraco, Javiercito Duarte y el otro Duarte de Chihuahua, que son como el zika de la democracia, Catémoc Blanco, que en los cien días de su gobierno se la pasó chillando más Carmelita Salinas, que primero bota y luego vota, más los que se acumulen esta semana. Todo para que con su entusiasmo y fervor por Trump y todo lo que representa generen a su alrededor tales niveles de sospechosismo que el magnate termine por ver destruido todo lo que ha venido construyendo con sus kukusklanescas bravatas.

Incluso podremos incluir en este escuadrón suicida a este hijo del diputado priista, Óscar Bautista, que en un acto que enaltece a los mirreyes del México de nuestros narcorecuerdos, se prendió un cigarro con billetes de a 500. Algo que reforzará la idea que el licenciado Peña ha venido difundiendo en su gira europea sobre que en México vivimos en jauja, que todo está a todas margaritas y que si te vienen a decir cositas malas de mí, manda a todos a volar, sobre todo al GIEI.

Qué mejor propaganda sobre el bienestar mexicano para apantallar germanos que un juniorzazo quemando billete grande, aunque el FMI oootraaaa veeez nos vuelva a bajar las expectativas de crecimiento económico.

Nos han de tener mala fe. Que pasen por Guerrero, Michocán y Veracruz, nomás para que se den un quemón.

 

jairo.calixto@milenio.com

www.twitter.com/jairocalixto