Política cero

Me siento como Joseph Blatter

Después de escanear con el fervor patrio que se merece el presupuesto 2016 que, de manera tan puntual y precisa ofreció para su endiosamiento el doctor Videgaray, no puedo sino con el resto de los mexicanos asegurar que tenemos rumbo y certidumbre. El único recorte que faltó en materia de desarrollo social fue el de Moisés Muñón, que hizo el osotototote frente a Argentina, incluso más feo que el de Chicharito fallando goles cual si fuera experto en incendios de la PGR.

Si bien es cierto que se somete a dieta brava a varias secretarías y rubros sin importancia como Educación, Cultura y programas sociales, se refuerzan en lo que a apoyo financiero se refiere a entidades que desde tiempos inmemoriales viven bajo el rigor de la austeridad republicana como el INE, Los Pinos y Gobernación.

Inversión necesarísima sobre todo si pensamos que al Palacio de Covián llegarán dos personajes de primer mundo: Roque Villanueva, en sí mismo una institución por su manera inequívoca de enviar señales políticas, cosa muy útil ahora que se encargará de temas migratorios y religiosos (es una lástima que ahí no pueda darle otra levantadita al IVA); y don Arturito Escobar, el líder del Partido Verde que logró que, con una pequeña ayuda de sus amigos y del Piojo Herrera, entre más multas le imponían más beneficios electoreros le daban, todo un ejemplo.

Aunque como están las cosas en la patria con tanto alborotador que no se aferra a las verdades históricas como si fuera un clavo ardiente, quizá hubiera sido prudente que Osorio Chong reclutara a la camarógrafa húngara que metía la pierna fuerte y con los tacos por delante a los refugiados sirios; sería muy útil. Eso o que el Tuca Ferretti la llevara como relevo de Rafa Márquez en la defensa del Tri que hace más agua que los de OHL.

Pero para que no digan que le gobierno no está dispuesto a amarrarse el cinturón como lo ha prometido para que la gente siga administrando la abundancia, hasta el grupo parlamentario del PRIcámbrico temprano encabezado por ese profesional de la humildad que es Mr Nice Clock Camacho Quiroz, apoya las medidas renunciado a los autos y celulares que de cualquier manera les corresponden Claro, habrá quien diga que lo que quieren estos heroicos diputeibols es presumir sus Mercedes y BMW, pero no lo creo, se ve que son gente de bien.

Contagiado por los rabiosos porristas de este presupuesto que el licenciado Peña bien define como "realista", ya hasta me siento como Joseph Blatter esperando a que me avienten dólares al rostro.


jairo.calixto@milenio.com
www.twitter.com/jairocalixto