Política cero

La rueda de Chapultepec, es grandota nomás para "usté"

Tiene mucha razón don Chiflano Aureoles cuando señala, con atinada contingencia y excelsa menudencia, que aquellos que lo critican son una bola de envidiosos que no saben reconocer sus valores como profeta del bienestar y las buenas costumbres, por encima incluso de grandes próceres del real politik, como el nada grato de Graco Ramírez que, viendo que el horno no está para bollos, se le ocurrió unirse al coro fácil que ataca al admirable Javiercito Duarte, incluso en el café La Parroquia, donde me lo trataron peor que si trajera la tanga de fuera.

Muy cierto que el paso del papa por Michoacán dejó más cosas buenas que malas, según ha dicho este gran izquierdista, así que qué importa que Belinda, beso de aire puro, haya estado viajando por el estado purépecha en un helicóptero, como en los tiempos de Estrada Cajigal en Morelos.

O sea, si el gobierno suspendió las órdenes de aprehensión y las acusaciones contra el subcomanche Marcos (de hecho, ya ni lo busca la Colchero ni Durito ni su fanaticada ni sus guionistas, pues todos pensábamos que desde cuándo lo habían perdonado y hasta trabajaba en Sedesol), sobre todo porque el auténtico peligro es la Kate del Castillo a la que ya nada más defienden La Aparicio con un “el mundo necesita mujeres chingonas”, creo que es momento de dejar en paz a los estadistas de la patria.

Y es que los van a hacer enojar y a manera de venganza se van a poner a bailar el toque de bandera a ritmo de cumbia, que es lo de hoy. La versión en reguetón y con perreo incluido será para el año venidero, cuando estemos comprando gasolina con calidad de importación casi regalada.

De hecho, para celebrar la inteligencia y el compromiso de estos nuestros grandes políticos, ahora que ya esté la rueda de la fortuna en Chapultepec deberían de juntarlos para que los podamos gozar mientras dan de vueltas, debidamente encerrados en una cabina con Serrano Limón, para que los catequice como indios remisos con la tanga en la mano. Al final el que no cumpla con la iniciativa del #3de3 (hacer público declaración patrimonial, posibles conflictos de interés y declaración de impuestos) la vuelta incluirá al Bronco explicando por qué todavía no ha apañado a ningún pez verdaderamente gordo para que vea lo que es bueno.

Ahí sí, para no copiar ni a Londres ni a París con lo de la rueda de la fortuna gigante (algo que seguro se le ocurrió a un tío vivo), mejor deberían poner algo más mexicano como las tazas locas o unos carritos chocones tamaño caguama.

Todo tan fácil como ordenar los penales, con la pura voluntad política de los estados, como bien dice Osorio Chong. La cosa es no hacer enojar a los que verdaderamente administran esos antros de vicio y perdición.

 

jairo.calixto@milenio.com

www.twitter.com/jairocalixto