Política cero

Me río de Janeiro, oh, ah, ah

Para mi querida tía Azucena Albarrán Maciel, que se fue a volar a otros cielos.

Pues cómo no iba a fallar Alejandra Valencia, nuestra última representante en tiro con arco, parte de una legendaria estirpe de admirables amazonas, si tenía no solo a toda la patria en vilo y a millones de mexicanos esperanzados en que se llevara la medalla del honor, sino que además debió haber sentido la mirada lastimera de las autoridades deportivas nacionales urgidas de triunfos luego de las injustas críticas que han recibido. A los criticones les molesta que el ex virrey michoacano, gran amigo de Paulette, no solo tenga un historial exitoso como funcionario —ahí están sus buenos oficios con las autodefensas para demostrarlo—, sino que al frente de la Conade, que es como el INE del deporte por su humildad y frugalidad, ha realizado una gran labor tanto en lo deportivo como en lo amoroso, pues su muy sonado noviazgo ha despertado suspiros en Copa-Copacabana. Mientras triunfe el amortz…

Además, sin en el auxilio de Putin y su aparato de espionaje, que tiene a la Hillary en jaque, pudo desenmascarar un compló internacional contra México que incluye en la confabulación siniestra a la Fina y la CIA.

Pero como somos malas personas y chapoteamos con facilidad en el tibio fango de la derrota, no vemos con claridad las bondades de la participación mexicana en Brasil. En vez de lapidarnos como El Potrillo al acusar a las redes sociales de ser una plaza para el linchamiento, mejor tendríamos que comprender que es lo mejor que pudo habernos pasado. Gracias a esa capacidad para hilvanar derrotas en Brasil y enfurecernos por ello, no hemos tenido que someternos a la terrible tragedia que ha supuesto para el licenciado Peña que unas encuestas me lo coloquen en lo más bajo de la tabla de popularidad, superando al Tri cuando perdió 7-0 contra Chile. Algo que sin duda explica que a su góber favorito, Javidú, lo haya mandado hasta al fondo a la derecha en la mesa de honor de una ceremonia en Veracruz (pobre, ya mero lo esconden atrás de un macetón).

Con la Conade, la COM y el resto de las federaciones haciendo el ridículo (lo mejor fue mandar a un pesista sin uniforme), no nos inquietan las contingencias ni que la IP oaxaqueña amenace con hacer plantones VIP en gobernachong, mucho menos que la 3de3 de AMLO haya generado tantas suspicacias entre personajes que deben tener su depa en Miami.

Me río de Janeiro, oh, ah, ha, porque perder y ganar no es igual; ganar es sufrir, perder es gozar.

jairo.calixto@milenio.com

www.twitter.com/jairocalixto