Política cero

El príncipe de Bel Air de la basura

Vigoroso y determinante, sembrando terror entre los enemigos del pueblo que lo tienen secuestrado a fuerza de terror, Enrique Peña Nieto afirma desde Tierra Caliente que “cueste lo que cueste”, se le brindará a los michoacanos la seguridad que requieren. Y luego, corte a: un robusto grupo de policías estatales y federales se niega a seguir arriesgado el pellejo si no pagan salarios. Digo, ¿cómo es posible que la realidad ponga en entredicho las palabras de tan alto estadista cuando debería estar a su servicio?

Algo que en materia de ironía solo puede ser comparado con la comparecencia del director del Metro, Joel Ortega, que después de reconocer que la Línea 12 aún no ha recibido ni una manita de gato, pasó a anunciar que las composturas producto de la concatenación de gremlins que ahí chapotearon, tomarían 7 meses. Y de ahí, corte a: el anuncio del GDF de que aquellos que se salten los torniquetes y vagoneros serán multados con 4 mil pesos. O sea.

Como sea, todo este intríngulis michoacano debe tratarse de un compló orquestado desde el tambo por Jesús Reyna, ex góber de la entidad cuestionado por los encuentros con La Tuta donde solo intercambiaron estampas del álbum Paninni.

Estoy cierto que tamañas anomalías por falta de pago serán resueltas como la absolución del góber Fausto Vallejo, de forma expedita. Así fuera recurriendo al Príncipe del Bel Air de la basura en Iztapalapa, el respetabilísimo señor de los Topo Gigios, para que les facilite los recursos extraídos de su muy probo estilo de vida que algunos canallas aventuran que se trata de trata. Imposible, ¿quién se atrevería a mancillar esos espacios de recato y austeridad republicana del PRIcámbrico temprano? El señor Gutiérrez (no confundirlo con los personajes de Jis y Trino) es un bastión moral que a pesar de sus pasiones de facilitador sensual para sí mismo, y de haber forjado un imperio humanista en la pepena, resite a los injuriosos que cuentan que lo único que le falta para parecerse a la Venezuela de Maduro es que controle internet, pero que con las leyes secundarias peñistas eso se va a arreglar muy pronto.

Ya se sabe, en nombre de la seguridad nacional, se podrá bloquear cualquier idea disoluta.

Algo así como el bajón de switch a TVC Deportes para dar una lección preponderante.

¿Qué se arreglará primero, lo de Michoacán, la telenovela del Werevertumorro o la Línea 12? Parece que el conflicto árabe-israelí.

jairo.calixto@milenio.com

www.twitter.com/jairocalixto