Política cero

Que le pongan la de “Señora”, pa´ que se agüite

A lo mejor quisieron ahorrarles la pena de escuchar por enésima vez a Denisse de Kalafe con la peor canción del Día de las Madres de la que se tenga memoria, y por eso a algunos candidatos del partido tricolor los acusaron de estar con el crimen organizado. Lo malo es que al principio no hubo mucha claridad por parte de don Beltrone, y no se sabía si la acusación era por pertenecer al propio PRI, por apoyar al PAN o por caer en las garras del cártel del Golfo. Y como en México todo se convierte en un esperpento, el asunto llegó hasta los señalamientos contra el candidato panista por Tamaulipas, Francisco García Cabeza de Vaca, por amenazas contra los suspirantes perredistas y estar aliado con más cárteles que la FIFA. Él, por supuesto, se deslindó, se fue contra sus enemigos, y nada más le faltó echarle la culpa a Daphne y a su papá por controlar la mente de las personas para generar un compló de tintes bíblicos basado en puro frijol con gorgojo.

Argucia inspirada en el maestro Tomán Sembrón (¡qué es guapo y de cartón, como Pimpón!) en la que ha venido derrapando el nada querido señor Capitaine, padre de uno de Los Porkys, que alega que le lavaron la mente a los muchachos (tan así que su propia criatura nomás no se acuerda de lo que pasó aquella noche aciaga, debe tener el clásico alzhéimer selectivo), pues en realidad es lógico que fue la niña la que violentó a esas pobres criaturitas de Dios. Y, peor aún, en el mismo estilo que aquellas señoras encabezadas por la Femme Nikita Jacinta que se pasaron un rato en el tambo luego haber sido acusadas de injertarse a Rambo para maltratar a unos Afis bien balines.

Una línea de pensamiento a la que también se ciñe el señor Rafael Duarte, del kínder Matatena en la Ciudad de México, luego de haber sido acusado en reiteradas ocasiones de ser émulo del padrote Maciel. Alega que ya lo sentenciaron en el juicio mediático, pero que él es bueno, santo y puro, que seguramente los niños están coludidos con Daphne en su contra.

A esa pobre niña pronto la van a acusar de estar detrás de la caída del peso frente al dólar y del probable fracaso en el rescate de Pemex. Y es que no se puede salvar la paraestatal sin echarle raticida o, cuando menos, la 3de3 al sindicato, mientras trapean al ritmo del Julión Álvarez.

Lo bueno es que no la estamos cruzazuleando (espero que los otros partidos políticos no empiecen una cacería de chuchineros para no ser menos que el PRI que, si así va a estar al rato, no va a quedar nadie para apagar la luz), pero sobre todo que el Chapo está a buen resguardo en Ciudad Juárez, en las instalaciones peor calificadas, cantando “El Noa Noa” mientras se fuga de nuevo.

Que le pongan la de “Señora” pa’ que se agüite.

jairo.calixto@milenio.com

www.twitter.com/jairocalixto