Política cero

La playerita del 'Chapo'

El Chapo Guzmán es un enigma. No solo por su extraño gusto por la playerita de chalán de vulcanizadora con las que siempre se viste cada vez que lo apañan, sino por las dudosas razones que lo llevan a esconderse en Sinaloa en vez de mantenerse con sus inagotables recursos a buen resguardo en algún destino glamuroso, exótico o con algo de caché. Digo, de que te agarren en Saint Tropez o en Dubai a que lo hagan en un motel de paso de Los Mochis hay mucha diferencia. Pero bueno, cada quien su estilo de vida.

Lo que también es un misterio es que, según explicó con excelente dicción la señora procuradora, el conocido maleante haya sido detectado debido a su interés por hablar con actores y productores para hacer una película sobre su azarosa, hiperbólica y desmesurada vida como símbolo del México de mis narcorecuerdos.

Supongo que Diego y Gael serían los protagonistas, mientras que los Bichir saldrían de Osorio Chong y sus muchachos haciendo la ola en la celebración de la misión cumplida con La Arrolladora.

Y claro, con el éxito obtenido habría que producir El Chapo, el musical, con el elenco de El rey león.

Aunque yo tengo la tesis de que El Chapo en realidad se dejó atrapar porque lo que le gusta es hacerle al Houdini y jugarle al escapista, eso no quita que haya sido un gran logro del gobierno federal que el más malo de los malotes de Malolandia haya sido agarrado por los cherifes al estilo americano. Sobre todo para taparle la boca a los enfadosos del New York Times que ya le habían perdido la fe al licenciado Peña. Claro, ya los aguafiestas quieren que ahora detengan al dólar (o sea, como si no supieran que el billete verde tiene más túneles que Guzmán Loera) y hasta exigen como El Peje que ahora encuentren a los 43 de Ayotzinapa cuando lo que se necesita es que se haga una movilización para que en el 27 Batallón de Iguala, que es el más seguro y humanista del mundo, guarden al Chapo por un rato en lo que se los extraditamos a los gringos.

De hecho en mi cuenta de Twitter hice una encuesta donde participaron más de 400 personas que pensaron que el lugar ideal para encerrar al hombre era la casa blanca de Las Lomas. Bueno, no podría estar más seguro y protegido que por Virgilio Andrade para impedir que se escape. Ahí sí no podría oradar el árido y níveo mármol para emprender la graciosa huída.

Ya, saquen las playeritas.


jairo.calixto@milenio.com
www.twitter.com/jairocalixto