Política cero

Son tus 'periscopeos', Xóchitl, los que me 'sulibeyan'

Estaba pensando en cómo reunir las 75 mil firmas para formar parte de ese bonito grupo que habrá de armar la nueva Constitución de la Ciudad de México (no es que piense que es una trampa muy vieja y sucia para evitar la intromisión de figuras independientes, pero al parecer la mejor manera de pasar tamaño filtro es juntar a todos los cruzazulinos que ahora salen hasta de entre las piedras) cuando caí en cuenta que existe una manera muy sencilla para jalar tanta gente en tan poco tiempo: te pones tu uniforme de Arne aus den Ruthen Haagen Dazs, desenfundas tu Periscope y comienzas a transmitir. Seguramente antes de que Catémoc empiece a bofear en su homenaje en el Azteca que está más amañado que el mando único, aparecerán en manada los de Derechos Humanos a regañarte y a darte de manazos.

Y después de que te lean la cartilla, según los nuevos protocolos de la CDH de la Ciudad de México, deberás pedir disculpas de rodillas por andar correteando a los buenos guarros de los #LordMeLaPelas del mundo que son los mirreyes alfa, importunando a las #LadyBasura por tirar sus fabulosas excrecencias en la calle para que la admiren los profanos, o esa pobre feligresía que estaciona sus coches sobre la banqueta nada más porque se les hinchan los tanates.

Claro, no sin antes pedirles amablemente a esos humanistas que te den su firma por el amor de dios, ahí como cosa suya. Y como deben ser tan amables como los del Instituto Nacional Electoral, no dudo que te echen la mano.

¡Cuánta razón tiene esos intelectuales hipsteriosos cuando afirman desde su olimpo misterioso del CIDE que no se vale estigmatizar a estos seres de luz de la guaruriza, de los que pueblan la vida con sus desechos o acomodan alegremente sus coches sobre la acera, orillándolos al castigo sin fin del trolleo, el memeo y el tuiteo por culpa del periscopeo!

Eso sí es una perrada y no que le digan a Yuri que es homofóbica. Ya no se sabe qué es peor, si Donald Trump para el que no hay nada sagrado, ni el papa ni el ex presichente Fox (por eso, poniéndose de a pechito, Calderón lo acusa de hitleriano; mejor le hubiera dicho, macartysta), o usar esa arma del averno, implacable y diabólica, invento terrible del hombre blanco, el Periscope, para avergonzar a #Lords y #Ladies.

Ah, qué mi Xóchitl Gálvez, digan lo que digan, es tu Periscope lo que me sulibeya.


jairo.calixto@milenio.com
www.twitter.com/jairocalixto