Política cero

No hay peor ciego que el que no va al optometrista

Digo, cómo no el ciudadano Presidente de México iba a pasar del inglés al español de la manera tan intempestiva que tanto le han criticado en la entrevista con CNN (como si se le hubiera acabado el vocabulario), si mientras afirmaba que no hay manera de que la patria pague el muro fronterizo de Donald Trump (por el costo se diría que, más bien, se trata de uno de sus típicos resorts & SPA & golf & téibol), tenía en la mente toda la estrategia legal para arrebatarle a los góbers Duarte y Borge sus cómodos blindajes judiciales.

Pero hay que reconocerles su derecho a salirse por la puerta de emergencia de la impunidad, luego de que sus incomprendidos gobiernos han tenido algo de voracidad (nomás tantita) y han sido parcos en materia de sensibilidad social, cosa perfectamente explicable si pensamos lo que sería vivir en la plenitud del pinchi poder.

Es una lástima que el licenciado Peña se haya tardado tanto en darse cuenta de que el verdadero camino para recuperar rating y popularidad estaba justo enfrente de sus narices, y no me refiero a la alberca de la casa blanca. Lo de salir a la caza de Javiercito Duarte, con el garrote de la inconstitucionalidad, era desde endenantes, cuando estaba claro que la única manera de que el PRI ganara era llevando al góber más penoso de la historia de Veracruz —y eso que tiene grandes competidores en materia de latrocinios e incompetencia— a la renuncia por motivos de salud o al tambo con los Porkys que tanto ha protegido. Si Duarte hubiera sido atacado por el gobierno federal en su momento, hasta el Yunes chafa habría ganado de calle y por aclamación, pero no hay peor ciego que el que no va al optometrista.

Sin embargo, quizá después de desmenuzar las últimas encuestas que no están cuchareadas, don Enrique vio de qué lado masca la iguana y que mantener protegidos a esta clase de personajes que no coadyuvan a la causa era un craso error.

Además, ya están los aires renovadores en el PRIkemón, donde el principal candidato, Ochoa Reza (¿no es bonito que el exgóber petocho de Oaxaca, el inolvidable Ulises Ruin, pida un ejercicio democrático para la elección del nuevo presidente de tan bonita organización de lucro?), afirma que “nos quieren ver vencidos pero el PRI está de pie”, en un tono como de la Güera Rodríguez Alzheimer.

No sé de qué se asustan los que dicen que el señor Ochoa viene a ser el sepulturero del PRI, por favor, no lo puede dejar peor que la Comisión Federal de Electricidad.

Como quiera que sea, cabe recalcar que si el licenciado Peña paso del inglés al español no fue por falta de vocabulario, sino porque estaba pensando en que si su plan antigobers sale bien y no le va como a la reforma educativa, a lo mejor y hasta el Peje no le vende su avión a Obama.

jairo.calixto@milenio.com

www.twitter.com/jairocalixto