Política cero

¡Ya no se "peliénse"!

Justo cuando nos estábamos sintiendo un poquito incómodos por la pelea entre AMLOVE y mi amigo El Bronco para ver quién representa a la mafia en el poder (en lo particular creo que el góber regio aspira más bien a ser el nuevo Tony Aguilar), se refresca el ambiente con el anuncio que hizo Manuel Bartlett sobre su triunfo en tribunales con ese gran héroe del proletariado sin cabeza, el senador panista Javier Lozano, por daño moral. Y es que era lógico, no puedes meterte con Darth Bartlett y creer que te vas a salir con la tuya; él conoce cada recoveco de la Estrella de la Muerte y muchas de las puertas que no deben ser abiertas él mismo las mandó barnizar.

El no necesitó como los militares absueltos de las matazones en Tlatlaya de los servicios de Juan Velázquez, mejor conocido como El abogado del diablo. No, pues con ese litigante que cobra como gente grande te sacan hasta del limbo con un amparo. Ya era hora que el Ejército ganara una, después de todos los señalamientos producto del resentimiento y la inquina.

Bueno, hasta los de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos querían interrogar a militares por lo de Ayotzinapa, no se vale. Los soldados, ya deberíamos de tenerlo bien sabido porque la historia patria así lo dicta, son buenos por naturaleza y jamás caerían en la tentación del autoritarismo, la violencia ni nada de eso. Se puede criminalizar a casi cualquier cosa, pero nunca a los de verde olivo.  

Es como si en su momento alguna instancia internacional de derechos humanos hubiera querido entrevistarse, de manera populista y nada multilateral, con militares en el 68. Por Dios, ¡qué ofensa!

En ese sentido veo que muchos celebran el anuncio de que el Papa vendría a México en cualquier momento. Se les olvida que Francisco es demasiado liberal y si a su paso por Estados Unidos se fue contra los conservadores, no vaya a ser que quiera darse una vuelta por el 27 Batallón de Iguala.

Como quiera que sea, y para refrescar el ambiente cual si fuera la lucha por los lugares en la Tremenda Corte (dice Santiago Creel que ahí las disputas son totalmente apartidistas; sí, claro, como en el INE), en su infinito rencor por la derrota de las Chivas ante Pumas, Jorge Vergara no buscó quién se la hizo sino quién se la iba a pagar, y consiguió una orden de aprehensión contra su ex, Angélica Fuentes, por fraude.

Ya lo dice ese sacerdote italiano que justifica la pederastia “porque los niños buscan el afecto que no tienen en casa”: ¡ya no se peliénse!

 

jairo.calixto@milenio.com

www.twitter.com/jairocalixto