Política cero

Otro pasito Sun Tzu

Esto seguramente se debe achacar a los días de guardar, porque de otra manera no se puede explicar que el puritanismo en pleno haya saltado cual resorte de sus hamacas y zonas de confort en las albercas donde remojan sus sabañones, para indignarse de fea manera porque a los padres de los 43 de Ayotzinapa se les ocurrió pedirle al crimen organizado apoyo para ir contra la verdad histórica y encontrar a sus hijos.

Digo, si vivimos en una bonita nación donde a pesar del denodado esfuerzo gubernamental para que todos tengan una casa blanca, a 60% de los mexicanos no les alcanza para la canasta básica, un poco de ayuda no se puede menospreciar.

Cualquier padre iría al infierno con el mismísimo Lucifer con tal de conocer el paradero de sus hijos.

Bueno, puestos en la terrible encrucijada yo hasta le pediría unos helicópteros a la Conagua mientras le dan una sobadita con un huesero a Korenfeld en la rodilla, con tal de peinar la zona. Incluso hasta recurriría al señor Layín que, entre que roba poquito  o le sube el vestido a las muchachas, ahora le dio por regalarle coches a la banda con tal de seguirle jugando al populista nada leninista.

Como quiera que sea, no puede ser reprochable que los padres recurran a lo que sea con tal de encontrar una respuesta que no está en el viento.  Y menos con el tonito que ha cundido de Jorge Vegara anunciando su separación de la señora que parece una auténtica telenovela Zombie con el Rebaño sagrado en calidad de Chachita. O con el estilito charro del PRI con el que se deslindó de Sabrina Sabrok, como si esta distinguida damisela no hiciera juego con los estatutos de tan proba institución. O con la actitud gazmoña del Piojo Herrera anunciando que lo querían extorsionar.

También es cierto que confiar en Los Rojos es como prestarle las llaves de tu casa a los Abarca de la Parca. Y en el dudoso caso de que estos respondieran a los padres —ya se sabe que lo suyo no es el negocio del humanismo—, hay que tomarlo con pies de plomo como Perseo frente a las tentaciones de Hades.

Pero ya lo dice Sun Tzu: “Si utilizas al enemigo para derrotar al enemigo, serás poderoso en cualquier lugar a donde vayas”.

jairo.calixto@milenio.com

www.twitter.com/jairocalixto