Política cero

La moralina de "El Piojo"

Contra lo que se afirma en círculos donde se vive bajo el malsano influjo del vaso medio vacío, hay señales claras de que México se mueve y no precisamente por los temblores. Mientras hay quienes ya señalan con histeria de que ahí viene el lobo hambriento de la recesión, se pueden captar signos que nos pueden albergar no solo esperanzas, sino hasta ciertas certezas sobre la bonanza que viene y para la cual es indispensable estar preparados. Digo, ni modo que las vacas gordas nos agarren dormidos o anonadados con el Mundial de Brasil por las zacapelas entre manifestantes y autoridades que para esos días se van a poner muy poblanos con su propia ley bala.

Como quiera que sea, nos enteramos de estas señales de bienestar que tienen que ver con las grandes inversiones que se harán para atender al muy en boga mercado del lujo. Digo, nada puede estar mal en un país donde los artículos y los espacios dedicados a los símbolos de estatus están al alza. Tanto o más como la moralidad de los magistrados del Tribunal Electoral, que, hartos de que los adictos a la austeridad republicana estén chingue y jode, ya mejor renunciaron a su “haber de retiro” con mucha dignidad y con la esperanza de que sus sucesores puedan gozar de ese merecido reconocimiento.

¡Qué lección de valentía y principios con apego a derecho nos dieron!

Solo por eso la Coca-Cola debería invitarlos con todos los gastos pagados a Brasil, como iba a hacer con un grupo de senadores, según reveló el perredista Ríos Piter, nomás para echar a perder la fiesta.

Algo que sin duda agradecerían las garotas de programa —esas que te bajan la lana en Copacabana— que andan muy tristes luego de que ese gran moralista llamado Piojo Herrera le ha prohibido a sus pupilos que tengan sexo durante el Mundial. “Si no se pueden aguantar un mes, no son profesionales”, dijo el míster con su aplomo de moralino de verdad. Los padrotes de las termas, por supuesto, cuentan con que el Tri va a durar la víspera y el día en el campeonato y los jugadores podrán desquitarse del cinturón de castidad.

Comoquiera que sea, parece más fácil que Coldwell no haga negocios con Pemex o que el gobierno mexicano no tenga un subejercicio de 54.6 por ciento en materia de seguridad, según la Auditoría Superior de la Federación, a que los ratones verdes no le den vuelo a la hilacha.

Lo bueno es que Videgaray confirma las buenas noticias afirmando que la economía crecerá 5 por ciento... pero hasta 2016. ¡Ya falta menos para aspirar a una boda como la del Nini Verde!

¡Qué nervios!

jairo.calixto@milenio.com

www.twitter.com/jairocalixto