Política cero

El "mamadolores" de Moreira y el "Piojo"

En el fragor de la batalla por la Candelaria de los Pactos y el milagro de la reproducción de las reformas que se multiplican como gremlins, siempre es bueno que aparezcan los bálsamos que nos devuelven la fe: ver a Justino Compeán celebrar los goles del AmeriTRI como si Nueva Zelanda fueran España y Alemania juntos. Eso sí, es muy congruente que los ratones verdes se hayan esperado a jugar el repechaje con los kiwis para medio echarle ganitas. Como sea, luego de este triunfo histórico que ahora catapulta de nuevo la vieja aspiración de llegar al quinto partido en el Mundial, y por qué no, alcanzar la gloria del campeonato, ya ven que casi ni se da en la patria la industria del sueño guajiro. Algo solo comparable con aquellos que anuncian que con las reformas estructurales México tendrá rumbo y certidumbre, pero sobre todo un lugar en el concierto del desarrollo y el bienestar.

En cualquier momento escucharemos el grito de “¡Piojo para presidente!”, para luego pasar a achacarle todos los milagros, incluyendo que en Filipinas hayan aparecido con bien las cuatro monjas mexicanas extraviadas luego del tifón que avasalló aquella zona. Grandes loas recibe ya Miguel Herrera con su corte de los milagros, no solo de la Femexfut que lo va a rentar como niño Dios, sino de los señores diputados que pospusieron cosas tan nimias como la discusión sobre el presupuesto, para entregarse como Godinez de altísimos ingresos, a disfrutar del México vs. Nueva Zelanda.

Y lo mejor, Dios nos prestó vida para apreciar la dicha inicua de ver al rey del Chúntaro Style, Humberto Moreira, quien dejara con bien a Coahuila —solo un poco endeudado—, mostrando su cuerpo en el mejor estilo del chippendale. Diríase que es el auténtico lavadero de dos patas. Una cosa beatífica, benéfica y profundamente idiosincrática de uno de los baluartes más acabados del PRIcámbrico temprano, miembro sin duda del club de los humildes profesionales y parte activa de los cancerberos más celosos de la austeridad republicana.

Ya que está tan mamadolores, Moreira podría recibir un contrato por la vía de la subrogación en Gobernación para ofrecerle seguridad, emocional y de la otra, a los alcaldes michoacanos que están más amenazados de muerte que los productores de Presunto culpable. No se sabe qué es peor, que te manden mensajes de la narcotenebra, o que te demanden jueces, policías y judiciales por tres mil millones de pesos.

Esos neozelandeses, se trajeron el clima, pero olvidaron a lo orcos.

jairo.calixto@milenio.com

www.twitter.com/jairocalixto