Política cero

Para todo mal, tamal

Les digo que ya no aguantamos nada. Solo porque el ex presichente Calderón estuvo en el Super Bowl invitado por Pepsico para que se echara unas jaiboles vestido de patriota yanqui, la gente se puso muy loca y hasta le recordaron lo de la guardería ABC. ¡Qué exageración! Si ya hasta le hizo fuchi a Molinar Horcasitas.

En esa lógica también le tundieron al senador Ernesto Cordero solo porque se fue a pasear con sus amigotes al Super Bowl y no fue a trabajar. Ni siquiera porque iba de hincha de los Seahawks me lo perdonaron, ese equipo que perdió cruzazulinamente, igualito que el ex secre de Hacienda con su desastrosa campaña electoral.

Ni en el tochito que jugábamos en la cuadra se hubieran tomado tan malas decisiones. ¿Quién era el coach de los Halcones Marinos, los de Ficrea o los de Grupo Higa?

Lo bueno es que sin falsa humildad Mr. Bean Cordero, al ritmo de ¡Aaay, miiis Seahawksss!, ya dijo que si hay tanto pex que le descuenten el día y lo que haga falta.

Frente a esas infamias, destaca la gran decisión del aparato priista en San Lázaro que democráticamente impidió con un rigor como el que le aplicó el ex mirrey Alfredo Castillo a Hipólito Mora y al doctor Mireles, para  que Marcelo Ebrard no tuviera la oportunidad de emprender una defensa de sí mismo ante la Comisión que lo estaba convirtiendo en el Abarca de la Línea 12. Digo, todavía si se tratara de alguien de alta estatura moral como Moreira o Catémoc Gutiérrez, pero con Marcelo Ebrard quién querría debatir.

Ni modo que el ex jefe de Gobierno sepa más que Mancera que también decidió gallardamente no entrarle al debate.

Además, los del PRIcámbricotemprano no están para perder el tiempo ahora que sus reformas estructurales se están cuarteando y tienen que buscar recortes que no les peguen a sus muy diputeiboleras prebendas como sugiere la Coparmex.

Además, nada suena más lógico que un año después del show de la Línea 12, las autoridades anuncien que hay cambiar la totalidad de los trenes, pues no se habían dado cuenta que eran chatarra. Mejor que pongan unos carritos del ratón loco.

Y si sigue de agitador don Marchelo, los del PRI le van a endurecer las medidas más de lo que quiere endurecer Carstens la política monetaria con catarrito incluido.

Me lo van a tratar como si fuera el Gas Express Nieto de la Línea 12 y le van a aventar los tiburoncines katyperryescos del indebido proceso.

Mejor que se coma un tamalito, aunque los de McDonald’s, capulinamente, digan que son cosas del pasado.

Chale.

 

jairo.calixto@milenio.com

www.twitter.com/jairocalixto