Política cero

La lista de los pendejos

Lo primero que tiene que hacer gente como el dipumoches panista Édgar Borja para no acabar en la lista de los pendejos, a riesgo de ser linchado en esta cruzada contra la corrupción y la impunidad, es nunca decir que no quiere aparecer en la lista de los pendejos. Sobre todo porque regularmente debido a las condiciones del sospechosismo, la caída del petróleo y la subida del dólar, el mercurio retrógrado y las predicciones del Brujo Mayor (que hasta anda diciendo que este año sí van a campeonar las Chivas, pues qué pasó), ocurre exactamente lo contrario, aquellos que se niegan a pasar revista en la lista de los pendejos terminan por estar incluidos en ella.

Y lo más importante, para no estar en el cuadro de honor como empleado del mes de esta lista jamás hay que declarar que te doblaron la voz o la sacaron de contexto.

Ya se sabe, ¿quieres hacer reír a Dios?, cuéntale que no quieres estar en la lista de los pendejos. Es como lo que suele pasar al Virrey nada mirrey de Michoacán, don Alfredo del Castillo, quien cada vez que anuncia que la patria purépecha está en calma para sustentar su admirable tesis de que todos los hechos dolosos y criminales que han ocurrido, ocurren y ocurrirán en la entidad son fundamentalmente aislados como en el Edomex, siempre pasan cosas sangrientas y deleznables que para su mala suerte lo contradicen. Uno tiene todas las ganas de luchar contra el cinismo y la incredulidad pero, lamentablemente, hechos como los de La Ruana, donde a Hipólito Mora se le acusa hasta de haberse escabechado a Rosita Alvírez nomás con los tres tiros que le dio y la reciente matazón en Morelia como que te ponen a dudar. Pero claro, luego te acuerdas, como la rana René de los memes, que el comisionado Castillo puede ver a Mireles y a Hipólito Mora a la cara y se te pasa.

Como quiera que sea, está mal que al diputado Borja me lo traten peor que a Sergio Mayer en Los Pinos, donde casi casi lo acusan de estar coludido con el munícipe perredista de San Luis Potosí que dicen que se birló 200 millones de pesos. A lo mejor don Ricardo Gallardo Cardona, que jineteaba los dineros públicos mejor que los de Ficrea los de sus ahorradores, estaba en la “reingeniería financiera integral” que Los Chuchos le quieren aplicar al PRD.

Los resentidos de siempre afirman que al ex Garibaldi lo echaron del evento oficial por usurpar funciones en la película La dictadura perfecta y no bailar la de bolita que le sube y le baja.

La lista de pendejos nunca se acaba.

jairo.calixto@milenio.com

www.twitter.com/jairocalixto