Política cero

¡No jalen que descobijan!

Mientras nos distraíamos con el dudoso espectáculo de los americanistas que salían de hasta debajo de las piedras o del clóset, por poquito y se nos olvida recordarle a la PGR, que anda en todo menos en misa, que se agotaba el plazo para renovarle el arraigo domiciliario a la señora Abarca de la Parca. Digo, hubiera sido un oso muy tenebroso si la Condesa Bathory de Tierra Caliente quedara libre, toda vez que no se ha resuelto del todo el trágico pero muy alucinante caso de los 43 normalistas de Ayotzinapa (nomás nos falta que digan que los chicos están en Guantánamo), más aún si pensamos que la brava doña, según fuentes oficiales, nomás no ha declarado ni para bien ni para mal, al igual que su gentil y distinguido esposo.

Por poco les pasa lo que a los senadores que por andar papando moscas y buscando a Montana, nunca calcularon que los diputados cerrarían temprano el changarro para irse de vacaciones. Lo siento por Mancera que seguirá esperando la reforma política del DF.

Como esperando se quedaron los trabajadores del gobierno a las godinescas fiestas de fin de año que ya fueron suspendidas en todas las dependencias, en un sospechoso arrebato de austeridad republicana. Los altos mandos no consideraron las penalizaciones que se tendrán que pagar por todos los salones apartados para esos ágapes y que serán cancelados. Así saldrá más caro que quitarle la licitación ferroviaria a los chinos.

Como quiera que sea, hay muchos malvados hijos del sospechosismo pando que cren que es momento de dejar a Los Abarca con el Jefe Apolo y sus granaderos para que normen criterio y recuperen la memoria. O peor aún, cumplirle su deseo a la CNDH que propone que se acepte la competencia de la ONU que ya sabemos que solo quiere es desprestigiar al gobierno de Peña Nieto. Y todo como si éste no tuviera suficientes problemas con los miembros de su gabinete que tienen o están por pedir un crédito blandísimo al Grupo Higa.

Lo bueno es que si Javier Aguirre se queda sin chamba por amañar partidos en España, pueden aprovechar su estilo bronco y entrón para que sea el vocero oficial de los regaños. Cuando sea necesario responder a un señalamiento injusto, en vez de que salgan funcionarios o la primera dama, él atajaría con su clásico “Aceptando sin conceder, por favor, no mamen”, como un día respondió a Adolfo Díaz, Rufo.

Chale, yo pensé que al ex técnico nacional lo habían apañado por regalar aquel partido en el Mundial Corea-Japón con Estados Unidos.

 

jairo.calixto@milenio.com

www.twitter.com/jairocalixto