Política cero

El incomprendido "PRIcámbrico temprano"

Hay injusticias que triunfan, y esta como que quiere triunfar. Tanto que el PRI ha luchado por reinventarse, por renunciar a esas antiguas prácticas autoritarias, del eterno año de Carranza, de la fabricación incesante de crisis, del inquebrantable ímpetu salinista y el estilo de vida faraónico-cetemista, como para que ahora se dude de sus intenciones cuando de consultas populares se trata. Por alguna extraña razón, sus enemigos, que no toleran los magníficos logros que han construido los choznos de don Plutarco, quieren encontrar en su comprensible y decidido esfuerzo por reducir el número de diputados y senadores plurinominales al ritmo de más-ayuda-el-que-no-estorba, algún tipo de innoble intención quesque para construir una mayoría brava que margine y aplaste a quienes, a falta de pericia política, no han sabido unirse a la causa o ser competitivos frente a la aplanadora.

Imposible, si los priistas fueran así de malditos, nunca jamás hubieran detenido su paso triunfal hacia un México fecundo y creador solo para ayudar a un compañero noble y trabajador como Catémoc Gutiérrez de la Torre, a quien me lo regañan y acusan de quién sabe qué tanta barbaridad, como si se hubiera aventado cinco chiles en nogada seguidos de #LadyChiles.

Gran gesto el de los priistas el de luchar denodadamente por este probo compañero de sector y de partido, hasta doblegar al Instituto Federal de DF, que parece que tardará más años en ser limpiado que el derrame de crudo en Nuevo León. ¿No es bonito ver cómo la presente administración tricolor se desvive por demostrar ante el mundo que es campeona en materia de reformas transformadoras, aunque no pueda controlar la succión del preciado oro negro de los ductos de Pemex por parte del crimen organizado?

Esos Zetas, por lo menos deberían de tener la calidad humana de limpiar su tiradero, antes de llevarse las pipas llenas de gasolina y petróleo. Siquiera para agradecer que puede ordeñar sin que los molesten. Como sea, es triste que no le reconozcan nada al PRI. Ya ha ganado tanto (se le cumplieron sus reformas, michoacanizó al PRD, usó cual Montana al PAN, los votantes creen que son number one como La Volpe) que ya deberíamos dejarles su consulta nada popular.

No nos vayan a acusar en derechos humanos.

jairo.calixto@milenio.com

www.twitter.com/jairocalixto