Política cero

Que no se haga pato, es 'narco'

Hay que comprender a los partidos políticos que están tan ocupados en armar conciliábulos, alianzas y trueques, además de defender a sus más distinguidos miembros de la posibilidad del tambo, para asegurar no solo el poder, sino los recursos del INE, que no pueden conformar los debidos filtros para impedir que personajes de orígenes dudosos lleguen a ser candidatos. O sea, pobres, ¿cómo iban Los Chuchos perredistas a checar si los Abarca de la parca eran agentes del recontraespionaje del narcotráfico más cavernicolita, si lo que importaba era firmar el Pacto por México?; igual que los panistas, que con tal de no bajar a la segunda división agarraban cualquier cosa (bueno, si los engañó Fox, están capacitados para caer en cualquier garlito).

Es como la gente que escucha desde las altas esferas económicas que lo mejor que le puede pasar a la patria es que suba el dólar, pues se abaratan las cosas para el inversionista extranjero que podrá comprar más barato por docena y dejar algunas divisas para los mexicanos. De hecho, la idea, dicen estos genios de las fiananzas de la OCDE, es tan buena que hasta los gringos quieren devaluar el dólar para que sus productos sean más apetecibles. Bueno, como estas cosas pasan hasta en las mejores monedas, los japoneses también quiere hacer lo mismo con el yen para no quedar fuera de una apuesta tan segura. Al rato llegaremos a un punto en que todo sea prácticamente gratis y lleguemos al comunismo primitivo vía el capitalismo salvaje.

Como quiera que sea, cabe aclarar que el negocio de los partidos políticos es un negocio sucio y rudo, donde hay que tragar mierda sin hacer gestos y, sí, de vez en cuando hacerse de la vista gorda para que haya gobernabilidad.

Tristemente se han roto los equilibrios con lo de la Chapodiputada y parece que es tiempo de poner orden y progreso. Sobre todo ahora que Margarita Zavala exige al PAN que se disculpe por lo de la amiga de Guzmán Loera, pues luego querrán que el PRI pida perdón por Moreira, los Duarte y un montón de góbers preciosos. Y luego pedirán que Los Chuchos se saquen los ojos por lo de Iguala. No se vale.

Yo digo que los partidos políticos recurran al viejo método: si el candidato tiene cara de narco, cuentas de narco, ropa de narco, le gusta el Bucana y se junta con narco, que no haga pato, es narco.


jairo.calixto@milenio.com
www.twitter.com/jairocalixto