Política cero

Unos jaiboles para tuitear

Nos ha tocado ver, desde el asombro y el tedio colectivo, espléndidas manifestaciones de la democracia electorera mexicana que van de lo sublime a lo ridículo, gracias a las cuales hemos podido sobrevivir a las inclemencias del clima que nos azota con calores infames, fríos inesperados, vientos huracanados, lluvias torrenciales y granizo manchado.

Lo mejor de estos días de campañas cargadas de maña, pensé, iba a estar entre los cultos chistes de la corcholatosa Carmen Salinas sobre Delfina, llamándola mascota de López Obrador, o la insistencia del sublíder de los choznos de don Plutarco en San Lázaro, Ramírez Marín, en que la candidata de Morena sea su chofer (curiosa obsesión clasista) o los grandes momentos que nos regaló el amigo Layín en su campaña por Nayarit, en los que demostró que es el gran símbolo del folclor de la polaca nacional. ¡Un orgullo que él solito, con la panza de fuera, el bigote pintado, manoseando morras, subiéndose al tren del mame con Rubí, regalando teleras y bailando reguetón, encarne una gran alegoría sobre el sistema político mexicano!

Como quiera que sea, tenía la certeza jurídica de que lo más bonito, más agradable, más pintoresco ha sido el destape de Yunes como candidato a la presidencia por parte de los dirigentes veracruzanos del PAN y el PRD. Digo, si Veracruz está igual o más peligroso que cuando estaba Duarte, ya mero va a poder con el país. Además, primero tendría que deshacerse de Margarita y de su maridito, de Ricky Ricon Anaya, que va a ser peor que echarse un chupacabras al bolsillo. Eso sin contar a Moreno Valle, que se siente bordado a mano con su libro que parece escrito por Yordi Rosado.

Solo porque la idílica geografía del Edomex acaparó toda la atención (como es un pueblo mágico de la profecía eruvielista esperada, tierra de paz y tranquilidad donde pastan los unicornios, proliferan los arcoíris y todo es profundamente maravilloso), pero mención especial tiene la hermana republica de Coahuila, donde según las encuestadoras —que ya se sabe, tienen la credibilidad de Alfredo del Mazo— es muy probable que gane el PRI. Al parecer a los nativos de la zona les gusta vivir en el Afganistán moreirista, aprecian la demolición de su futuro y disfrutan con sin igual delectación el saqueo en despoblado que el Profe y su brother le han aplicado a la region con inicuas depravacion y admirable perserverancia.

Para el otro sexenio los coahuilenses irán más allá de la terapia y se mudarán a Siria.

Pero lo que mata todo como un póker de ases fue el tuit del senador Gil Zuarth, que quizá por la falta de ácido fólico le echó la culpa histéricamente de las inundaciones en la CdMx a López Obrador, en vez de a Mancera, que estaba jugando a The Avengers con Juan Zepeda. Está bien que de niño quería ser como Jelipillo, pero creo que exagera al tomar de los mismos jaiboles cuando tuitea.

jairo.calixto@milenio.com

www.twitter.com/jairocalixto