Política cero

En el Edomex, la vida es más chabocha

Como si la tierra prometida del Edomex no portara en su fuero un regusto de calabozo medieval, lo mejor que le pudo pasar en este benigno, benemérito y bienaventurado proceso electoral, es que Alfredo del Mazo Maza pergeñara un guiño a la tribuna y con ahínco dejara entrever que su naturaleza intelectual es más de Provida que priista y que está contra el matrimonio entre personas del mismo sexo, la interrupción del embarazo y a favor de la familia, más allá de la de Atlacomulco.

Con el manual de Torquemada en la mano y con el espíritu presente de Serrano Limón, el candidato del partido tricolor mostró la clase de aplomo moral que habrá de aplicar en el dudoso caso de que, a pesar de sí mismo y del ChikiliQuadri que sale de su patiño, llegara a la gubernatura.

Eso está bien. Ya hay mucho libertinaje. O sea, que el Edomex sea el campeón en materia de inseguridad, criminalidad y feminicidios, pasa; pero que las mujeres, seguramente pécoras, pretendan decidir sobre su propio cuerpo, eso es intolerable; o peor aún, que personas del mismo sexo pretendan vivir una vida como la de una familia de tantas. Eso es, por lo menos, una afrenta más alta que las de Javidú que, de las pocas cosas buenas que hizo, fue perseguir a aquellas que trataran de interrumpir el embarazo, aún y cuando fueran violadas por cualquier heroico Porky.

No dudaría que estas idea la retomó el candidato no tanto del inolvidable obispo de Ecatepunk, noble geografía donde todo es idílico y romántico, el gran Onésimo Cepeda, el sibarita oficial de la fe, sino de Chiflano Aureoles, que está hecho un neocristero.

Lo bueno es que el Edomex es como Suiza y que todo está tranquilo y que ni siquiera hay huachicoleros como en Puebla, donde con toda facilidad, desde los tiempos de Moreno Valle, se la pasan succionando los pozos de Pemex con la traquilidad con que la WikiLeaks y el FBI se unieron para condenar la derrota de Hillary, según la propia ex candidata (Julian Assange debe estar muy contento de ver cómo gracias a su noble intervención, Donald Kong coquetea con la idea de ver arder al mundo, junto con Kim Jong-un y Vladímir Putin).

Espero que haya valido la pena, Julian.

Como quiera que sea, lo más bonito es que el gobierno poblano que atinadamente dirige Antonio Gally, de ideales muy pero muy panistas (¿qué desayunará gente como él, Ricky Anaya y Marko Cortés, para ser tan avispados?), ya dejó entrever, muy al estilo de Jelipillo Calderón, que la familia atracada, violada y asesinada en San Martín Texmelucan tenía algo que ver con los huachicoleros.

El viejo lema de la narcoguerra calderonista: “Primero criminaliza y luego veriguamos”.

Mejor le hubieran echado la culpa a la playa, a la noche, a la lluvia, será que se la jalan.

Por eso en el Estado de México nací, soy de mi Zacazonapan, donde crecí... y la vida es más chabocha.

jairo.calixto@milenio.com

www.twiter.com/jairocalixto