Política cero

Cómo divorciarse políticamente a lo Gwyneth Paltrow

Quizá la actriz y cantante que ahora trabaja de novia de Tony Stark haya encontrado la mejor forma de enfrentar un divorcio, ahora que se ha separado del cantante de Coldplay. La verdad, estamos tan acostumbrados a que esta clase de historias estén construidas con los materiales del melodrama ranchero que, si aplicamos las técnicas de la hermosa señora, podremos encontrar un cierto estado zen ante la tragedia amorosa. Más aún si la separación alcanza un nivel más bárbaro cuando se trata de cuestiones políticas. En estos momentos en que los partidos experimentan los fenómenos de la escisión, sería bueno construir consensos para que la experiencia no sea tan traumática.

Gwyneth, al ritmo de su éxito “Fuck you”, propone que un divorcio no se llame divorcio para quitarle la carga cultural y que sea una Desconexión consciente. Así, cuando miembros de un partido, por ejemplo, el PAN, si están en desacuerdo como Madero y Cordero (quien ha dicho ser aspirante a la presidencia del PRI, quizá porque su inconsciente desea probar la plenitud del pinchi poder), en vez de ponerse como Lupita D’Alessio o los de Pimpinela, mejor agarrar la onda cool con terapia zen incluida. Nada de luchar por repartirse a las fuerzas vivas o los recursos del INE, basta con entrarle a la new age, hacer bien sus maletas y agarrar un couch de vida.

Lo mejor de todo es que en caso de rompimiento, como Oceanografía con la cordura y la honestidad, o de la Línea 12 con el sentido común, lo mejor que puedes hacer, según mi admirada Gwyneth es irte a las Bahamas para desconectarte. O al Omnilife sin barras. La Paltrow sugiere intercambiar alguna obra artística que simbolice los momentos felices. La PGR le podría mandar una reproducción de la Estafa de Luz a Calderón cuando finalmente agarren a Marisela Morales por sus adicciones a El Pitufo.

También sugiere que para realizar el exorcismo final hay que pasar los recuerdos  por los filtros de Instagram. Así, un selfie entre Mancera y Ebrard en algún vagón, una foto de AMLO y Bejarano diciéndole “La izquierda unida jamás será vencida”. En el remate, la maravillosa prevención contra el Emparejamiento inconsciente. Algo como lo de las ucranianas que están en huelga de sexo con rusos, a ver si aquí no vemos una réplica de veracruzanas que se nieguen a acostarse con priistas.

jairo.calixto@milenio.com

www.twitter.com/jairocalixto