Política cero

¿Ya les dije que odio a Pitbull?

Por ser el Arjona del reguetón y representar la lógica del padrote de Miami, cuyas máximas aportaciones a la lírica son “Dámelo, nena, dámelo”, me súper zurra. Y ya en dúo con Jennifer López parecían Pimpinela pero en tachas. Con toda la histórica tradición musical brasileña, al comité organizador se le ocurrió poner en la inauguración del Mundial a esta pareja más choteada que Carmela y Rafael, seguramente acosados por la FIFA, donde lo único que se escucha es Ricky Martin. Más allá de la crisis económica, de la corrupción (casi nos ganan en ese rubro) y de los desatinos de Dilma Rousseff, que cayó en el garlito de Lula solo por haber cometido esta afrenta espectacular que representa una traición máxima a la cultura brasilera.

Por eso no merecen ganar la Copa, para que todo se acabe de pudrir allá dentro. Digo, se puede comprender que el espectáculo de apertura fuera como de la Feria del Mole, tomando en cuenta del costo de los estadios que salieron apenas más caros que la muy calderonista Estafa de luz.

Como sea, lo mejor del partido inaugural fue cuando el conocido defensa del Real Madrid Marcelo (no confundir con Marchelo Ebrard cuyos umpalumpas no le pusieron la peraltada a la Línea 12), ponía una carita de yo-no-fui después de meter un autogol infame. Parecía que estaba diciendo algo así como: “No se distraigan con esta tarugada, mejor piensen que les están dejando la #MasaCroata con la reforma energética”.

Mal por él, porque ya debería saber que los mexicanos no son tontos y son incapaces de olvidar temas tan importantes como la venta de garaje de Pemex, mientras se abisman en la Copa. Por supuesto nuestros compatriotas estuvieron muy pendientes de que una vez más PRI y PAN se fueron a lo más oscuro de lo oscurito para armar unas leyes secundarias

En vez de eso, ante la rechifla de estadio por su torpeza, Marcelo bien pudo haber dicho como ese gran estadista michoacano, Fausto Vallejo, mejor conocido como El Gollum de Morelia: “No me molesta la crítica porque viene de cretinos con alta miseria humana”.

Lo único que nos tranquiliza después del robo descarado a los croatas, es que en el PRI ya obligaron a renunciar a Catémoc Gutiérrez mientras en el GDF se hacen patos. Claro, se diría que los Topo Gigios están de luto pero ni tanto, sabiamente dejaron a los efebos de Catémoc cuidando el negocio teibolero. Ya lo dice Jospeh Blatter con aire nostálgico mientras la FIFA saquea Brasil: “No se le puede dar gusto a todos”.

 

jairo.calixto@milenio.com

www.twitter.com/jairocalixto