Política cero

Al diablo con el diablo

Dicen que el mejor truco del diablo es hacernos creer que no existe, cuando es bien sabido que por lo regular se mantiene agazapado y al acecho tras el matorral de los detalles. Esto recién lo descubrió Barack Obama cuando después de los excesos de la policía contra afroamericanos y latinos, la retórica Kukusclanesca de los republicanos y el Tea Party llegó a la conclusión en pleno recuerdo del 50 aniversario del sunday bloody sunday (aquella marcha pacífica que fue brutalmente reprimida y cuyas intensidades se recuerdan en la película Selma) de que la discriminación ya no existe, “que es un error creer que el racismo ha desaparecido, que el trabajo de las mujeres y hombres de Selma ha terminado”.

Afortunadamente en México las cosas no se dan de esa manera, cuando se decreta la inexistencia de algo de inmediato la realidad que es tan dócil se disciplina. Lo vimos con las reformas estructurales que a pocos meses de su aplicación ya nos hacen sentir los beneficios económicos y superlativos logros financieros para la gran familia mexicana. Incluso fenómenos que pudieran parecer siniestros como el alza inusitada del dólar o la baja en los precios del petróleo, según la administración federal, abonan al desarrollo y la felicidad.

Lo vemos también en asuntos de seguridad. Aunque la ONU acuse a México de incapacidad para velar por los derechos humanos, la estadística oficial nos hace sentir que tenemos la misma tranquilidad de un idílico pueblito enclavado en las níveas montañas suizas. Ahora nos anuncian que ya podemos estar tranquilos, pues afirma contundente e inobjetable un mando especial que Los caballeros templarios se extinguieron como los dinosaurios del PRIcámbrico temprano, donde desde la llegada del señor licenciado Peña ya estaban en acelerado proceso de muerte por suicidio asistido. Hoy lo que tenemos es una amable, civilizada y bien nacida prole de priistas que le dejan el trabajo sucio a los del Verde Ecologista, que hoy insisten en que el INE se doblegó. Ni que sus spots fueran tan malos como una colonoscopia sin atributos.

Comoquiera que sea, no está nada mal que así, con el apañón de La Tuta que solo lideraba a un grupo de pendejos que poco a poco están siendo acabados como una plaga, en cualquier momento los caminos de Michoacán y pueblos que voy pasando volverán a ser para remediar mis males.

Como la técnica funciona, ya varias naciones van a decretar que no existen Boko Haram ni el Estado islámico.

Al diablo con el diablo.

 

jairo.calixto@milenio.com

www.twitter.com/jairocalixto