Política cero

Desarrollo estabilizador

Primero, cayó el presidente de Guatemala, que acabó en Guatepeor; más tarde, el Sarkozygate, que pone al ex presidente como el anti Macron mexicano, y ahora la renuncia del fujimorista de ocasión, Pedro Pablo Kuczynski. ¡Cuántos más, Calderón!

En México, ya se ha dicho en esta columna que tiene algo de cruz y del Pantera, esta clase de ejercicios primitivos, populistas y mediáticos jamás tendría cabida, afortunadamente. Aquí somos serios, como exige el señor Castañón, presidente del Consejo Coordinador Empresarial, quien se veía muy frustrañón porque no veía un debate de altura entre los aspirantes presidenciales. Claro, llama la atención que le importe tanto un debate cuando se ha cansado de mostrar de qué lado priista late su corazón. Eso no quita que no tenga derecho a ponerse un poquito neuras como el técnico del Toluca, Hernán Cristante, y a querer agarrarle el cuello al Peje, que lo pone muy nervioso solo porque no es como Vargas Llosa: materialista pero no dialéctico.

Dice el tremendo AMLOVE que Claudio X. González y otros grandes empresarios contrataron a Cambridge Analytica, la compañía que saqueó a Facebook, especialistas en torcer elecciones traficando con metadatos, para mandar al infierno la campaña del tabasqueño. No lo creo. Si ya llegó el Güero Castañeda a apoyar a Ricky Ricón Anaya, ni falta que haría. Ya lo acusó de echeverrista y nada más falta que lo acuse de haber sido granadero en el 2 de octubre de 1968. Al rato dirá que las triangulaciones del rey de las naves industriales también las planeó el Peje en uno de sus arrebatos a favor del desarrollo estabilizador. (Por lo pronto, lo que se dice es que esta fábrica de votos descompuestos que capitaneaba el pequeño Big Brother llamado Alexander Nix, está jodiendo al INE, que de por sí se jode solo.)

Esto se va poner bueno cuando al ex canciller foxista le recuerden su pasado, porque también tiene su historia y su histeria. Va a estar mejor eso que la lista de pluris del PRI, que el dotor Mit ha defendido más que a Chayito Robles y la estafa maestra de Sedesol. La defiende tanto que ya hasta pienso que Vanessa Rubio es como la nueva Corregidora. Y Eruviel Ávila, el nuevo Siervo de la Nación. Y Ochoa Reza, el viejo Clavillazo. Bueno, eso sí.

Acá en la patria, por lo menos en la parte que sí sabe valorar (el Coneval, por ejemplo, afirma a partir de su estudio más reciente que hay dos millones de pobres menos en la extrema pobreza, quienes se han incorporado a la pobreza a secas, lo cual genera uno no sé qué que qué se yo de tranquilidad y dicha, sin duda gracias a las reformas estruchtureichons de mi licenciado Peña), las cosas no están de cabeza. Esas cosas tan poco elegantes y nada gratas como la detención o la renuncia de un altísimo funcionario, lo cual jamás ocurriría, ni siquiera cuando personajes tan admirables como Yunes declaren cosas del tipo “no merezco abundancia ni la deseo”, siendo un poco tarde para decir tal cosa.  

Mejor checo mi Facebook, a ver cuántas fake news cayeron ahora.

jairo.calixto@milenio.com
www.twitter.com/jairocalixto