Política cero

La desaparición forzada, ese ‘Chupacabras’

No puedo creer que el mismo gobernador que se la rifaba caminando con el agua hasta la cintura junto a su séquito y sus guaruras mientras daba entrevistas ensuciándose su blanquísima guayabera luego de los huracanes de 2013 en Kafkapulco, sin ningún ánimo de autopromoción ni de oportunismo político, sea el mismo que hoy es acusado de desfalcos y de desviación de recursos, junto con una parentela y unos amigotes que colmaban la nómina del gobierno de Guerrero que parecían bárbaros asaltando Bizancio.

Debe ser una especie de compló de todos aquellos que le tienen envidia a don Ángel Heladio Aguirre Rivero y a su brother por haber contribuido al engrandecimiento del estado a fuerza de humanismo, compromiso y voluntad política. Claro que se dieron algunos tristes casos, sin duda aislados, como el de Ayotzinapa y Cocula, pero de ahí en fuera lo demás es alegría y buen humor, como si todos fueran invitados al Baby’O.

Debe tratarse de los mismos conspirados que pretenden desprestigiar al aparato de seguridad de la presente administración que, con valentía y pundonor, le hacen frente a los muy escasos puntos de la patria donde se dan casos de alguna clase muy disminuida de presencia del crimen organizado. Por eso es bueno saber que nuestras autoridades construyen una sólida narrativa que disuade el embate de los desestabilizadores y los descalificadores, que no son sino anarquistas que no usan pasamontañas, sino el insano armamento de su sospechosismo.

Si el secretario Osorio Chong ya dijo que este es el mejor nivel de la seguridad en México y Monte Alejandro Rubido afirma que en ese rubro la estrategia es correcta, debemos creerles no solo a ellos, sino al licenciado Peña que, en efecto, “la inseguridad está focalizada en lugares específicos”.

Es por eso que no debemos hacerle caso a la ONU cuando afirma que en México, en efecto, existe la desaparición forzada como si fuera el Chupacabras.

Cualquiera en sus cinco sentidos debería saber que la desaparición forzada es un mito tan genial como la pobreza o los créditos Higa o las casas blancas o las tarjetas Monex o cualquiera de esos enemigos imaginarios que la gente inventa para no ver la verdadera realidad que es como un spot del Partido Verde.

Dígale no a la ONU y al Chupacabras.

jairo.calixto@milenio.com

www.twitter.com/jairocalixto