Política cero

¿No habrán confundido a "La reina del Pacífico" con Kate del Castillo?

No sé a ustedes, pero me parece un poco extraño que mientras a la maestra Gordillo la obligan a pasar su cumpleaños número 70 tras las rejas (¿pues qué les hizo, cuándo les tramitó su crédito Higa sido como Higa sido?), a La reina del Pacífico la exoneran y es hasta probable que le otorguen apoyos de Progresa por no haber estado, el Estado, al nivel de la estatura de su vida.

No se sabe si esto se generó con la idea de abrir otro debate sobre el conflicto de interés o si se trata de un oscuro interés en generar conflictos o si de plano confundieron a doña Sandra Ávila con Kate del Castillo.

Por supuesto, nada de esto es atribuible a la falta de oficio de la PGR, como dicen los eternos críticos que complotan contra ella, incluyendo los forenses argentinos que al igual que la ONU dudan, tristemente, de las verdades históricas del caso Ayotzinapa. Ni que fueran para tanto, solo tuvieron logros con los desaparecidos por la junta militar argentina y los avalan las Madres de la Plaza de Mayo.

Está bien que la PGR perdió todas las zacapelas judiciales y abogadiles contra la distinguida dama fuente de inspiración de Pérez Reverte (en La reina del sur es la versión sinaloense del Conde de Montecristo como espeleología de la narcocultura y las buchonas cual adelitas posmodernas), pero no por falta de cariño, sino por no tener las temporadas completas de La ley y el Orden.

Claro que podría pensarse que todo esto es parte de un programa para ir deshaciéndose de emisarios del pasado que ya cumplieron su función social como Caro Quintero. Una bonita tradición que comenzó con Fox y el Chapo Guzmán, y continuó con la resucitación de El Chayo en el michocanizante periodo del calderonismo medieval.

Digo, si estas criaturas otrora atrabiliarias ya no coadyuvan hay que liberarlas con toda justicia. Además, seguro ya fueron rehabilitados por el sistema penitenciario nacional que redime a cualquier alma perdida y la purifica.

Así, es muy probable que pronto veamos repartiendo bondades y parabienes por doquier al Mochaorejas, Caletri, la  Mataviejitas, los tres Aburtos y un sinfín de seres míticos que, con un poquito de terapia, ya no tienen el alma torba ni siniestra como crematorio kafkapulqueño.

Hasta los deberíamos financiar para que se compren unos departamentitos de interés social en el Time Warner Center como el que dice El New York Times que posee el ex góber oaxaqueño y priista sin igual don José Murat.

 

jairo.calixto@milenio.com

www.twitter.com/jairocalixto