Política cero

No se claven en ondas de pachucos

Desde la caída del góber con licencia Ángel Heladio Aguirre Rivero, un gran defensor de las causas de la democracia y del orgullo de su nepotismo, pocas veces se había visto tanta inquina y persecución contra un funcionario como con David Korenfeld, mascarón de proa de la Conagua.

Y solo porque, en vez de ir al Issste y andar en pesero como quieren sus linchadores en el PAN y las redes sociales, cometió el pecado de utilizar un helicóptero por una dolencia en la rodilla que lo hace sufrir como Catémoc Gutiérrez.

Hasta dan ganas de tomar esos cursos de exorcismo para laicos que impartirá el Vaticano para apoyar al funcionario.

Eso me recordó una nota que estremece: un chico de una escuela primaria de Estados Unidos se arroja por una ventana luego de haber perdido una partida de ajedrez en la escuela. Ante la falta de resistencia a la frustración, y con escasas herramientas para controlar su ira, al pobre niño no le quedó más remedio que el suicido. Me da terror porque ese muchacho pude ser yo. Un día en un torneo de ajedrez me sentía muy confiado porque me sabia todos los trucos que me había enseñado mi querido abuelo Juan.

No lo hice porque pude dominarme luego de que mi maestro me mantuvo sujeto en mi berrinche y, ya más tranquilo, prometí nunca volver a jugar ajedrez porque me pone muy mal.

Debido a esta experiencia cuasi religiosa, puedo sugerirle al señor Korenfeld, quien no quiso morir de sed habiendo tanto helicóptero de la Conagua, que no se deje llevar por la canalla. Más aquellos que le exigen su renuncia después del pequeño error que él mismo calificó, me parece que erróneamente, de “inexcusable”, ahora que su caso ha parado en la Secretaría de la Función Pública. Lo bueno es es que, para su fortuna, a don Virgilio Andrade no le corre prisa por atender ciertos asuntos, pues como él mismo ha confirmado, no está sujeto a la agenda política de nadie.

Así, lo único que falta es que a los winners de la patria como Korenfeld los orillen a andar en clase turista como Jelipillo Calderón, que anda de populista. O que al Partido Verde Ecologista de México, luego de la multa que le aplicaron, lo obliguen a usar material reciclable en sus artilugios de campaña. No se vale.

No se claven en ondas de pachucos.

 

jairo.calixto@milenio.com

www.twitter.com/jairocalixto