Política cero

El "blues" de las quinielas muertas y las patas temblorosas

Mientras de manera autosuficiente el señor don Piojo nos comunica que “estoy pensando en que Márquez levante la Copa”, parece no importarle la masa más dañada por el Mundial y los resultados de la selección, que no son precisamente los croatas, sino los que de manera confiada llenaron sus quinielas y ahora ven con terror que no le atinaron.

Digo, uno se toma su tiempo legislativo para atinarle a los resultados de los partidos con base en el escrutinio de conocimientos enciclopédicos, para que los ganadores hasta ahora sean los que basaron sus respuestas en el azaroso espíritu villamelón.

O sea que los constructores de la L12 (hecha con las patas temblorosas), los asesores de Mancera (que trabajan a través de la ocurrencia, aunque su jefe diga que lo del Hoy no Circula “no es para perjudicar a la ciudadanía”), Videgaray (que cada vez que anuncia un logro se le aparece un quitarrisas del Inegi), o el nuevo góber de Michoacán, Salvador Jara (que parece más asustado e improvisado que Layún) son líderes en materia de quinielas.

Pero al final eso no importa, como no importan ni la maiceada que le está poniendo el gobierno de Veracruz al PRD local; ni que la sede del Senado esté más mal hecha y sea más costosa que el rescate carretero; ni que el ex góber priista de Coahuila (no, no es Moreira) Jorge Torres se encuentre entre los más buscados por la DEA; ni que se hayan encontrado en los últimos meses 2 mil muertos en narcofosas; no, lo que importa es el espíritu de los mexicanos llenos de júbilo como si les fuera tocar algo de la venta de garaje de Pemex, sino de un desmecatado optimismo por el juego contra Holanda.  Si los japoneses adoptaron el ¡puuutoo!, todo es posible, deben pensar. Bueno, se les ve tan confiados como quienes escucharon sin marearse el parangón que hizo el licenciado Peña entre el triunfo sobre Croacia y la toma de Zacatecas.

Un optimismo que en su desfogue solo puede ser comparado con la falsa ingenuidad del senador Penchyna que es como su homólogo panista, Chema Martínez, fundamentalista talibanesco de la reforma energética: “La vida del país no se va a detener por un torneo de futbol. No tiene nada de distractor”. E hizo la cara del Piojo celebrando un gol bajo la lluvia. ¡Ay, mi quiniela!

jairo.calixto@milenio.com

www.twitter.com/jairocalixto