Política cero

Si hasta la belleza cansa, más la ideología

Con la tranquilidad que da el nomás estar de adorno, don Fausto Vallejo afirma que Michoacán, contra lo que dice el doctor Mireles, que describe aquello como el infierno (y de fea manera afirma que los aparatos de inteligencia gubernamentales están muy pendejos), en temas de seguridad está en mejor situación que el Edomex (donde todo es atípico como los feminicidios que ya están a nivel de alerta de género) y Tamaulipas (y eso que según Egidio las matazones son bullying), aunque parece que la cosa está un poco más difícil que en Ucrania y Siria.

Pero mala estaría la cosa de inseguridad en Michoacán, si al Gollum de Morelia me lo agarraran no como a su segundo de abordo, Jesús Reyna, que se iba de picos pardos con La Tuta, sino como a Reynoso Femat, al que le exigen 30 mdp de fianza que terminantemente se niega a pagar. El problema no es que no los tenga, sino que seguramente está ahorrando, como es comprensible, para las fiestas de sus hijos, a los que les gusta la onda faraónica-folclórica-macuarra-ParisHilton.

Por eso el ex góber de Aguascalientes coquetea con la idea de acudir a Derechos Humanos.

Algo que pensé que haría ese humanista Molinar Horcasitas, quien con barba hirsuta y su clásico gesto sardónico afirmó, con temple lavolpiano y al mejor estilo victimista de Catémoc Gutiérrez, que “el incendio en la guardería ABC, una herida que aún duele”.

Como sea, si de inseguridad hablamos, la cosa está peor en el Metro Revolución, que hasta van a tener que cerrarlo por remodelación. Las malas lenguas dicen que todo es por el cochinero que hay en el PRI-DF que con todo y Topo Gigios está justo a sus espaldas.

Pero para lugares realmente seguros, más que cualquier paraje michoacano, ahí está el PRD. Justo al cumplir 25 años se ve más civilizado que nunca, ahora que está tan achuchizado y posmoderno donde las tribus han encontrado espacios para la coexistencia pacífica al ritmo de según el hueso es la pedrada. Al fin comprendieron que la oposición, entre menos incómoda y amable a lo Graco Ramírez, más jugosas recompensas obtiene.   Afortunadamente, desde que el PRD se aburguesó para bien de la humanidad,  ya no es lo que era, sistemáticamente inconforne.

Si hasta la belleza cansa, mucho más las ideologías. Si no, pregúntenle a Rosario Robles, que ya fue demandada por el PAN por discriminación y no por el PRD, que con trabajos llenó el Teatro de la Ciudad cuando antes lo hacía con el Auditorio Nacional.

jairo.calixto@milenio.com

www.twitter.com/jairocalixto