Política cero

Que "ler" y leer no es igual, "ler" es sufrir, leer es gozar

¡Esta juventud tan descarrilada que nada perdona y hasta lo que no se come le hace daño! ¿Cómo se atreve esta niña quisquillosa y metomentodo a corregir al señor licenciado don Nuño Artillero, profético líder de la Secretaría de Educación Pública, solo porque en vez de decir “leer”, dijo “ler” en un acto público lleno de gente que, seguramente, no notó la diferencia?

Esta criatura seguramente educada por algún maestro de la CNTE debería entender que don Aurelio está aquí para defender las reformas estructurales y sobre todo la educativa, no para defender la ortografía. Digo, si el secre consentido quiere agregarles las “s” a los verbos pretéritos de la segunda persona del singular, o escribir “cajón” con g, está en todo su derecho constitucional y dentro del marco jurídico, porque sus tareas de acabar con el ansia de militancia y el hambre de disidencia del magisterio trasnochado están entrelazadas con los más altos intereses de la patria que, como afirma el licenciado Peña, es todo optimismo, fe y confianza en un futuro “más mejor”.

No importa lo que diga el Observatorio Nacional Ciudadano, que después de una investigación concienzuda ha llegado a la conclusión que en materia de criminalidad e inseguridad está, por decirlo de una manera científica, del mismísimo nabo. Sobre todo porque se contempla un escenario donde a la autoridad le falta esa avidez, esa hambre que han demostrado Javidú y Betito Borge por acumular bienes mal habidos, al momento de atrapar y juzgar a los maleantes. Con un poquito de la avaricia de los gemelos Duarte y de Borge, ya habrían agarrado hasta a la diabetes y al sobrepeso, esos que están causando estragos a la patria querida en forma de epidemia.

Lo dice el propio abogado de la maestra Gordillo, que todas las investigaciones de la PGR están echas con las de caminar. Pero no es por falta de cariño sino de incentivos. Si a los emepés y a la polecía les dices que si dan con Javidú les van a dar alguna de sus leoneras, seguro que le echan más ganitas.

Por eso es hermoso que Borge (cuyo sucesor, Carlos Joaquín, “espera” que no se haya dado a la fuga, en vez de buscarlo como a la Adelita, por tierra y por mar) malbaratara la reserva territorial de Quintana Roo para beneficiar a compadres y parientes que, con toda probabilidad, son sus prestanombres. Aplicada la extensión de dominio como dictan los cánones se podrían usar esos predios para darles cabida a los migrantes que eche Donald del Cuarto Reich de Trumplandia. Y si además a todos esos compatriotas, en apoyo solidario que no populista, les otorga la medalla Belisario Domínguez a cada uno para que se ayuden, ya la hicimos.

Lo decreta el viejo adagio: ler y leer no es igual, ler es sufrir, leer es gozar.

jairo.calixto@milenio.com

www.twitter.com/jairocalixto