Política cero

Ana Gabriela Guevara y los "pocoshuevos"

Pues será el sereno, pero a quién se le ocurre transitar por la geografía del Mordor del Edomex sin las debidas reservas del caso, es decir, sin una escolta blindada, un grupo de choque o cuando menos propiamente acompañado por un justiciero bien acreditado en esa zona que, como es bien sabido, es tierra de nadie, lugar propicio para la hiperviolencia, el feminicidio y el atraco en despoblado. Hace falta valor para transitar por esas carreteras desprovistas de la mano de Dios, donde es común vivir experiencias como de The Walking Dead, donde la muerte tiene permiso las 24 horas.

Digo, está bien que en la búsqueda de la candidatura de 2018 el profeta Eruviel ocupe su tiempo en cosas más importantes que la seguridad pública y la implementación de verdaderas estrategias para combatir a los grupos delincuenciales, que están cada vez más bestiales (entre más impunidad los actos perpetrados por los hijoeputas serán más bárbaros, como se puede comprobar con el caso nunca resuelto de Las muertas de Juárez), pero no estaría mal que el tiempo que le quede libre, lo dedicara a estas cosas que tienen su importancia. A ver, de qué te van a servir las chapitas y el maquillaje de cifras y víctimas, si a la hora buena todas estas tragedias van a acabar con el poco prestigio que te pueda quedar.

O sea, no está mal colgarse de lo más pando del fenómeno de Rubí y sus XV años (como van las cosas, casi es seguro que la nombren señora presidenta del Conaculta), pero el góber del Edomex bien podría checar por qué 600 policías de su jurisdicción, por ejemplo, fueron reprobados en los exámenes de confianza (y todavía nos quejamos de los resultados de la prueba PISA, ¡por favor!). Si en vez de protagonizar verdaderos culebrones se confeccionaran y trazaran estrategias napoleónicas, las fuerzas armadas no tendrían que andar exigiendo marcos jurídicos a domicilio. Además, no me parece que para el Ejército, al que sabemos bien entrenado, le sea tan difícil hacer labores policiacas, ni que fuera como hacer proyectos para la NASA. Solo hay que diferenciar entre los civiles y los malosos, no es que tenga que mandar una sonda espacial a Alfa Centauri.

Como quiera que sea, me alegra que Ana Gabriela Guevara, a pesar de lo vivido, no haya caído en el garlito de quienes la azuzaban para exigir venganza y llamar a que todos se armen para enfrentar a los canallas. Te recuerdo, Ana Gabriela, corriendo por la pista de aquel esplendoroso estadio de Sídney con valentía, furor y alegría; con ese vigor combatirás a los pocoshuevos que depredan el mundo.

Dice el Licenciado Peña que todavía hay mucho por hacer en materia de derechos humanos. Pues la neta, sí.

¿Y la alerta de género en el Edomex, apá?

jairo.calixto@milenio.com

www.twitter.com/jairocalixto