Política cero

#Yaséquenoaplauden

Andamos muy distraídos. Ahí están las batallas en lodo entre Madero —al que solo le falta pelearse con el fantasma de Gómez Morín— y Mr. Bean Cordero que con ética laboral se está ganando su lugar en el cuadro de honor de El empleado del Mes. También tenemos a Marchelo Ebrard echándose alacranes a los bolsillo frente su linchamiento por la Línea 12 mientras Miguel Ángel Mancera elige mejor sus batallas y, en vez de seguir cometiendo parricidio con su ex jefe, ha preferido enfrentarse a un enemigo temible que pone a temblar a todos los mexicanos. No es el hambre, la inflación, el desempleo o los recortes presupuestales: el pie de atleta.

Bueno, incluso tenemos la preocupación por el Vasco Aguirre que ya fue echado a patadas de la selección de Japón por el supuesto amaño de partidos en España. Que no se preocupe, acá seguro lo agarran Los Chuchos que no tienen plato aborrecido. Al rato van a reclutar hasta los de Gas Express Nieto.

Bueno, todo esto no nos preparó para una gratísima sorpresa. Sobre todo cuando al estilo de  Katy Perry gobernando con vigor a un mayestático león rugiente en el Super Bowl, así apareció en nuestras vidas el nuevo secretario de la Función Pública, Virgilio Andrade, que antes se desempeñaba como titular de algo que nadie sabía que existía pero que sin duda debe tener una importancia capital: la Comisión Federal de Mejora Regulatoria. Algo debe regularse ahí, o de otra manera no lo habrían elegido para una misión encomendada por el propio licenciado Peña que todo lo ve, todo lo oye, todo lo siente: investigar algo que de entrada se sabe que es imposible dada la probidad manifiesta de la presente administración, la muy improbable posibilidad de que de manera muy relativa y remota pudiera existir cierta clase de conflicto de interés en la relación de las propiedades del presidente, la distinguidísima primera dama y el señor de los recortes presupuestales, don Luis Videgaray entre otros muchos heroicos patriotas de alto nivel en el servicio público.

Mucha molestia parece haber causado este nombramiento. Tanto que el propio licenciado Peña que no suele tener esta clase de comentarios, contrariado seguramente por la incomprensión, y en vez de decir #Yamecansé como Murillo Karam —ahora tristemente cuestionado en Ginebra— soltó un “Yaséquenoaplauden”.

O sea, ni modo que para un asunto tan delicado el preciso nombrara a gente que como Fernández Noroña, López Obrador o alguno de los padres de los 43 de Ayotzinapa. Ni que fuera qué.

jairo.calixto@milenio.com

www.twitter.com/jairocalixto