Política cero

Verde que te quiero verde

Decepcionado salí de mi casilla electoral correspondiente, donde reinó la tranquilidad y el aburrimiento. No me topé con mapaches ni embarazadores de urnas ni movilizaciones incendiarias de la CNTE o la Ceteg, ni enviados del perredismo chuchístico me quisieron comprar el voto (a cambio de bótox no hubiera estado nada mal) ni por lo menos se salió una botarga del Burro Van Rankin o de Gloria Trevi bailando al ritmo de Aleks Syntek con su ya clásico “Voto, impudor y lágrimas”. Y eso que tenía grandes expectativas cuando casi a la una de la mañana recibí llamadas de Acción Nacional alentando el voto por ese instituto que, para ganar un poco de aprecio, tendría que haber mandado personalmente a Montana para promover sufragios a su favor, y no espantando a la gente que, a esas horas, más bien espera telefonemas relacionados con la coerción. Aunque pensándolo un poco, son casi casi lo mismo.

Lo único bueno fue que grandes compatriotas del panbolerismo nacional como el Piojo Herrera, Marco Fabián y el Horripilante Peralta de los Ratones Verdes, junto con espléndidos y sensibles personajes de la talla de Gloria Trevi y la ñora Legarreta, colmaban las redes sociales con sus efusivos y reflexivos comentarios, exaltando los valores del Partido Verde, inspirados en la FIFA y Sepp Blatter.

Digo, por lo menos hubieran mandado unos clones del técnico nacional vestidos del Nini Verde para ponerle ambiente a las elecciones con el éxito del momento con perreo incluido: “#MéteselasPiojo”.

Eso sí, fue decepcionante que el muy probo y muy verosímil y muy sensato señor Arturo Escobar, vocero del PVEM, haya negado alguna relación entre los tuits de la farándula y su partido, negándole así a todos estos entusiastas del Tucán su derecho a ser como el boxeador Juan Manuel Márquez cuando de manera muy espontánea también apoyó al PRI antes de las elecciones en Michoacán, con un gran logotipo en sus calzones en su pelea de campeonato.

Algo muy comprensible si se piensa que las lenguas bífidas pero viperinas afirman que hubo generoso maiceo de por medio para que los famosos se pusieran la del Verde. Lo dudo, se ve que hay un compromiso genuino de la farándula por las mejores causas ecológicas de la patria.

A mí lo único que me hace dudar es que ante el triste, zafio, bajo, tedioso, pobre desempeño deportivo del Tri (perdón, Alex Lora, fue un lapsus, sabemos que es tu marca registrada) ante Brasil, se diría que en vez de apuntalar al Verde más bien buscaban desprestigiarlo. 

 

jairo.calixto@milenio.com

www.twitter.com/jairocalixto