Política cero

¡Traicionaron al PRD!

Me parece que lo que necesitan en el PRD es una buena orgifiesta estilo panista para espabilarse, jalar marca y recuperar el eye of the tiger, el FUA, la preponderancia al menos en materia de protestas. No puede ser que en medio de amenazas vanas de una estudiada rebeldía ciertamente tardía al ritmo del grito chuchístico de: “¡Traicionaron al Pacto por México!”, los camaradas Aureoles, Barbosa y Navarrete llamen muy a toro pasado a la movilización y al debate contra la reforma energética. Sobre todo porque tiene tanto sin incorporarse al lucha, lucha, lucha, no dejes de luchar, que hasta los bejaranos, instalados en su mundo de caramelo, están ya muy aburguesados y sobre todo desencanchados.

En cuanto las fuerzas vivas del instituto chuchístico de verano sean llamadas a incorporarse a la lucha combativa en defensa de los hidrocarburos, se desatará el caos: los dirigentes no van a saber qué tan lejos está el Zócalo de los restaurantes de Polanco, querrán subir sus trocas a la plancha sagrada y no podrán, y en cuanto no les sepan decir dónde está el VIP se van a poner cual #LadiesdelPRD.

Evidentemente lo mismo ocurrirá con la clientela que, entre entumecida, modorra y oxidada, no se sabrán las consignas, llevarán banderines del América en vez de las del sol azteca y es muy probable que en vez ovacionar a Zambrano o a Ortega, por cuestiones atribuibles al costumbrismo político, ovacionen a El Peje.

Es lo malo de caer en las tentaciones de la obediencia, no se puede de inmediato recuperar el espíritu revolucionario con una liposucción. Y lo malo es que ya cuando quieran carburar para salvar a la patria la Exxon y Chevron ya se habrán llevado hasta la figura de mi general Cárdenas para logotipo de una línea de plástico fino. 

Ahí está el caso del ingeniero Cárdenas que, mientras a la figura de su progenitor le aplicaban la terapia revisionista nada leninista, éste iba a un mitin y a ocho no. Así no se puede; el red set no está para estos trotes. Ahora, desprovistos de un cañón de futuro, lo que el PRD requiere, además de un baño marxista de pueblo, es de un exorcismo: que sus figurones aparezcan en un video de La Tuta, que Montana organice sus plegarias, que haya Viagra para todos, que mientras les bajen el salario mínimo los suban a La Bestia en calidad de niños migrantes no acompañados.

Es eso, o condenarlos a leer el libro de Calderón, que está peor de aburrido que los de Salinas.

jairo.calixto@milenio.com

www.twitter.com/jairocalixto