Política cero

Tlacuaches de alto poder

Ante la proximidad del abismo, ahora sí todos quieren dialogar, incluso los más rabiositos de la ultraizquierda y la ultraderecha, menos los anarcos cuyas pequeñas contribuciones al caos y al desorden parecen más arregladas que las peleas de Kahwagi. Bueno, hasta el Nuño Artillero se quitó el uniforme de granadero y después de ser marginado en los diálogos de Gobernación y la CNTE, ya pide que todo el mundo se siente a debatir con altura de miras.

Como que sintió que su puesto estaba más en juego que el de Juan Carlos Osorio en el Tri.

Esta posición, por supuesto, no tiene nada que ver con que instancias internacionales, incluida la embajadora de EU, Roberta Jackobson, que está tomando apuntes y no le gusta pero nadita lo que ve, exijan orden, progreso y respeto a los derechos humanos.

Bien dice el maestro Toledo, que ha tapizado el mundo con su zoología fantástica pero fornicadora, que ni las autoridades ni los maestros aprendieron nada de las lecciones de las movilizaciones de 2006 en Oaxaca. Por eso, ya con la tragedia de proporciones bíblicas que se puede percibir a la vuelta de la esquina, como un iceberg que, agazapado en la marea, espera hundir al Titánic, al menos se puede percibir algo de empeño por impedir que la muerte tenga permiso. Digo, si ya se firmó la paz con las FARC en Colombia, no es imposible que se detengan las hostilidades y se lleguen a ciertos acuerdos, siempre y cuando ambas partes se bajen de su macho alfa y olviden la lógica del “patria o muerte, venceremos”.

Eso o no lloverá café en el campo, sino tlacuaches de altísimo poder.

A lo mejor lo que hace falta es la intervención de un interlocutor sensato, mesurado y carismático como Chucho Zambrano que, llevándole la contraria a Agustín Basave (quien ya experimentó el purgatorio del sol azteca), afirma que no es cierto que el PRD sea ingobernable. Y tiene razón: si no fuera porque sus tribus están cada vez más jíbaras y caníbales, trocaron la ideología por pragmáticas cuentas de vidrio y se olvidaron de su naturaleza de izquierda merced a urgencias clientelares y coyunturales de pésimo y artesano gusto, sería un partido ejemplar. Lo bueno es que con los chichos en el poder, si es que antes los bejaranos no les ponen cicuta, el PRD se convertirá en el nuevo PVEM al servicio del peor postor.

Gabino Fue, un ser de luz de una inquietante inteligencia, también podría servir de intermediario, más ahora que demostró que puede ser peor gobernante de Oaxaca que Ulises Ruin y Murat, cuyo hijo podría rebasarlos por la derecha en cuanto asuma el poder.

Bueno, para sensato, Gamboa Patrón, que no quiso la presidencia del PRI porque ahí hay puro agorero del desastre.

Ya lo dijo Catémoc Blanco: “No hay un cabrón líder que regañe a los que están adentro”.

 

jairo.calixto@milenio.com

www.twitter.com/jairocalixto