Política cero

"Thanksgiving" entre la CNTE y el SNTE nunca se acaba

Habrá quien diga que en el mejor estilo de la UFC, en una pelea donde todo se vale en homenaje a filmes como Los Guerreros, el SNTE y el CNTE cumplieron lo prometido y templaron sus aceros al ritmo de “para qué arreglar con palabras lo que se puede arreglar a madrazos”. Eso no es verdad. Lo que vimos en Oaxaca fue en realidad una representación, sin duda idílica, del Thanksgiving, el Día de Acción de Gracias donde dirimieron sus diferencias culturales con un bonito reventón.

Pero no sé qué ha sido más enriquecedor, si el dulce intercambio de palazos, pedradas y trompones entre las sabias fuerzas del magisterio en éxtasis, o entre quienes desde la histeria gritaban ante el espectáculo pugilístico de raigambre pedagógica cual quinceañeras sin chambelán. Porque una cosa eran los maestros henchidos de rencor en un azotado melodrama de rencores ideológicos, y otra el espectáculo inatacable de los masters de la opinión que se mostraban harto mortificados y neurotizados por tamaña demostración de lucha de gigantes de la lucha combativa.

Algo que solo puede ser comparado por su énfasis revolucionario con la manera viril con la cual el PRD, mediante Zambrano, dejó el Pacto por México. Hartos de ser usados por el gobierno y el tricolor que niega sus citas clandestinas con el PAN, los perredistas sacaron la casta, pese a las respuestas de Gamboa Patrón y de Camacho Quiroz fueron como de machines queriendo humillar a la amante que se ha pintado la sonrisa de carmín.  Claro, hay almas desprovistas de corazón que dicen que en realidad esta pelea está más arreglada que las de Kahwagi, y que Los Chuchos solo fingen que luchan por la justicia cuando en realidad tienen su corazón del lado peñista, para quedar bien con las fuerzas izquierdistas-maoístas-morenistas-pejistas que los quieren linchar, pues PAN y PRI tienen todo planchado. Lo dudo, me parece más lógica la idea que plantea que como no les dieron un aguinaldo estilo Carstens Los Chuchos se pusieron muinos.

Si fuera el caso, que lo dudo pues entre los líderes del PRD cunde la austeridad republicana, podríamos pedirle entonces a Raúl Salinas o a alguno de sus alias que ahora que le devuelvan sus posesiones incautadas que le entren a la cooperacha. Muchos thanksgivings de estos.

jairo.calixto@milenio.com

www.twitter.com/jairocalixto