Política cero

Del Telecom al Youporn

Sin ánimo de ser anticlimático, estuvo mejor la batalla por #Telecom que la Champions League y eso que el senador Javier Lozano jugó en medio de melodrama ranchero por causas de conflicto de interés más al catenaccio que el mismísimo Mourinho que metió al Chelsea a defender la portería de los ataques del Atlético de Madrid en el peor estilo de El Tuca Ferreti. Y es que mientras en el estadio Vicente Calderón el clásico pasecito a la red nomás no apareció nunca, en el Senado los tiros a gol eran verdaderos trallazos con chiripiorca de los perredistas. Y es que quién le manda a ese gran defensor del proletariado sin cabeza, Javier Lozano, pensar que los sospechosistas le iban a creer que de buena fe iban a retirar el tema del internet con la esperanza de que los adictos al Youporn apoyaran las reformas secundarias de origen peñista.

No era mala idea pero, ciertamente, la estratagema ya había sido utilizada con las reformas fiscales cuando los legisladores de PRI y PAN retiraron en un supuesto acto heroico para quedar bien con la opinión pública los gravámenes en materia de colegiaturas escolares. Todo mientras al contribuyente se lo abrochaban para seguir pagando impuestos de primer mundo y recibir servicios como de un mundo guarro.

Pero con todo y todo hay que reconocer el espíritu emprendedor del panista que aguantó los cachetadones guajoloteros de Lolita Padierna y del senador Barbosa mientras defendía la reforma en telecomunicaciones como si fuera suya. Y luego Darth Bartlett casi lo quería obligar a la renuncia por conflicto de intereses, tratándolo como él trató a los trabajadores de Mexicana. No se vale. Solo por eso lo deberían perdonar como la Concacaf perdonó al portero del Cruz Azul, Jesús Corona, cual Cristo redentor de La Noria.

Por alguna extraña circunstancia, la banda salvajemente tuitera condenó la iniciativa y, ya en su rencor, y sin dar el beneficio de la duda a un personaje tan probo, querían ver todas las promesas de Lozano por escrito y hasta con notario, ni que don Javier les fuera aplicar la terapia del SME.

Digo, si ya de por sí 57% de los mexicanos desconfía del internet para fines de libertad de expresión por el espionaje, como para que todavía el Estado mexicano se quisiera convertir en el Big Brother apañando los contenidos non sanctos. Ni que solo fueran a tuitear los nietos de Díaz Ordaz.

Digo, sería muy gacho que la gente vuelva a la lógica del chismógrafo y se dedicara a mentir por convivir para que no los agarre Gobernación por disolutos.

Como que se confundió el Telecom con el Youporn.

jairo.calixto@milenio.com

www.twitter.com/jairocalixto