Política cero

El "Tecatito" Corona tiene la culpa

Es curioso que la gente se queje de las movilizaciones de la Ceteg y la CNTE porque se ponen muy heavy metal, de los escándalos de corrupción en la FIFA, de la selección mexicana, que está peor que el corte de pelo de El Piojo Herrera; de la veda electoral, de las perspectivas del crecimiento, que la OCDE baja cada vez más; de la SEP, que no quiere evaluar a los profes; del Tatanka del INE, que cada vez está más Tatanka; de los normalistas que no aceptan verdades históricas-histéricas, del Festival de Cannes de La Tuta, de las filtraciones de llamadas ilegales… pero no había visto tan unánime y elefantiásico rechazo como este que se ha desatado cual tornado despiadado ante la ley seca que se ha declarado por la mejor de las razones posibles: el proceso electoral.

Aunque se entiende que nuestros compatriotas quieran disfrutar de un fin de semana pambolero como dictan los cánones de la mexicana alegría, pidiendo su tequila y cantando su canción, sí parece un poco exagerado y hasta contradictorio que se pretenda disfrutar de un espectáculo deportivo de primer nivel como la Champions con tragos, chelas y pomos.

Está mal. Sobre todo porque como dice el señor Serrano, secretario del Gobierno del DF, la gente ebria luego se pone impertinente en las casillas y puede no solo perder el estilo, sino también sus derechos al sufragio efectivo, no reelección.

Sí, ya me imagino al escuadrón de malacopas queriendo pasarse de listos con las boletas electorales y tratando de embarazar urnas a la malagueña. O en vez de votar por cualquier candidato, que  lo hagan por el Tecatito Corona, en cuyo nombre lleva la penitencia.

Así, resulta difícil asimilar que una nación no pueda gobernar su sed histórica. La democracia nacional es tan simpática, tan agradable, que merecería un verdadero espíritu de sacrificio por parte de la sociedad en su conjunto, que debería renunciar a sus ansias de libación y conformarse con propaganda electoral.

Sé que es difícil aguantar la realidad así nomás sin bálsamos etílicos, pero hay que hacer un pequeño esfuerzo.

Es más, para que la gente vaya verdaderamente en su juicio a emitir su voto, que también prohíban el porno y los tacos de barbacoa con salsa borracha.

 

jairo.calixto@milenio.com

www.twitter.com/jairocalixto