Política cero

Solo por si las recochinas dudas

Decía el multimillonario inglés Richard Branson, dueño de Virgin y que tiene ganas de hacer de la Luna una especie de Kafkapulco, que la decisión del #brexit era un error y que la Unión Europea tendría toda la razón en hacer una vendetta contra Gran Bretaña por haber saltado del barco, que él haría lo mismo.

Quizá en eso estaban pensando los jóvenes millennials al darse cuenta de que los chavorrucos británicos les habían robado el futuro. Y es que en estos momentos los ingleses están como esos suicidas muy convencidos de su decisión y que se arrojan del quinto piso, pero cuando van a la mitad del camino se dan cuenta de que todo es una estupidez, que nada es para tanto, pero que ya es demasiado tarde.

Y tan es tarde que la UE (de la cual una muy buena parte de los súbditos que votaron a favor de separarse no sabían siquiera que existía) ya exige que los ingleses se vayan de puntitas al rancho del Peje, antes de que la ruptura salga en Lo que callamos las mujeres.

Pero bueno, todo es culpa de Cameron, quien se sintió muy winner, como don Beltrone, y a la hora de las votaciones lo pusieron como lazo de cochino. No contempló el primer ministro que hay más gente que tiene el nivel intelectual de Donald Trump y que es capaz de tragarse su discurso. Si Donald aprueba el #brexit con fervor fanático lo más seguro es que, como diría Shakespeare, debe haber algo podrido en Dinamarca.

Y si a eso le agregamos la querida presencia de la versión british de los dos Duarte, Boris Johnson, cuyos niveles de desarrollo político lo hacen ver como el Trump de la Pérfida Albión con todo y peinado cursi de queso Oaxaca. Su trabajo ha sido tan bueno en empujar al #brexit desde el ultranacionalismo hoolliganesco que la vieja Londres que un día gobernó quiere separarse de los separatistas al ritmo del #Bregret, donde con culpas le regresan la promesa de adorarlo.

Afortunadamente esto no le pasó al licenciado Peña con la #3de3 que, luego del lamentable espectáculo en San Lázaro sobre el tópico (ya se sabe que el PRI dejó eso peor que Catémoc Gutiérrez, el señor de los Topo Gigios, dejó su oficina en el PRI del entonces DF) pudo revertir el proceso antes de que la gente le aplique al Revolucionario Institucional el voto de castigo con mazmorra medieval incluida.

Lo bueno es que acá el señor Videgaray estaba preparado para todo y ya recortó 31 mil millones en agro, educación y salud, rubros nada importantes, solo por si las recochinas dudas.

Boris estaría orgulloso.

jairo.calixto@milenio.com

www.twitter.com/jairocalixto