Política cero

‘Piojismo’ efectivo, no reelección

Fue tal el trauma de El Piojo Herrera por la fractura de Luis Montes que, en vez de mandar a sus muchachos a la carga mis valientes, ha dado la orden de que se contengan, que no vayan a los balones divididos, que no ser la rifen, pues, a riesgo de que por culpa del entusiasmo de ser incluidos en la oncena de apertura mundialista, sufran alguna terrible desgracia y al final tengan que venir al quite los Pikolines. Lo que para algunos podría ser un acto de morigeración para no llegar diezmados al Mundial en partidos amistosos, para otros es un absurdo: ¿cómo le van a llenar el ojo al técnico si tienen que jugar como si fueran los choznos del muy cervantino licenciado Vidriera? ¿De qué manera van a demostrar sus capacidades los tricolores si tienen que cuidarse las piernas más de lo que cuidaba García Luna sus montajes?

Bueno, entre paréntesis, ya lo único que nos faltaba escuchar es que a don Genaro, según ha dicho la admirable María Elena Morera, le daba por amenazar. Un patriota. Ya luego el distinguido personaje del calderonismo más recalcitrante afirmó que todo eso no es veldá, y al ritmo de Catémoc Gutiérrez y sus Topo Gigios, afirmó que todo era falso. ¿A quién le creemos? Bueno, no se rían.

Pero de regreso a la estrategia piojesca del “¡Ay, mijitos, no se comprometan!”. O sea, mejor se hubieran jalado unos jugadores del draft (esa especie de peripatética compraventa de pamboleros que solo puede ser comparada con la relación entre Oceanografía-Pemex-Banamex) para ponerlos de carne de cañón a la salud de espectáculo. Estos con tal de ganarse un lugar en cualquier equipo en esta rutina de esclavos, son capaces de meter los zapatos hasta el lodo como cuentan que hace la señora titular de Sedesol.

Con estas disposiciones piojescas estos juegos de preparación del Tri van a estar más aburridos que los lamentos de los corderistas que, luego de haber sido arrasados por Madero, exigen más espacios en el CEN del PAN. ¡Ay, misvidos!

La clase de estrategias futbolísticas que parecen sacadas de la mente de don Miguel Ángel Mancera, quien extrañamente de pronto recordó su condición ideológica y, como para que no lo olviden en estos tiempos de rebatiña entre bejaranistas y chuchos en el PRD, al calce señaló ser de izquierda y en línea muy distinta a la Peña Nieto. Qué bueno que lo menciona porque ya casi se nos olvida. Todo mientras las delegadas morenistas-perredistas se tomaban animados selfies con el Preciso. Piojismo efectivo, no reelección.

jairo.calixto@milenio.com

www.twitter.com/jairocalixto