Política cero

Como Pedro Infante en ‘La oveja negra’

México es un país donde la lógica formal impera y avasalla, tan así que casi podemos considerarnos teutones de la parte más bávara. Por eso en esta época electoral, que es como un crisol del pensamiento reflexivo, uno puede encontrarse con acciones y declaraciones que solo pueden ser comparadas con las de los más admirables filósofos alemanes, de Marx a Franz Beckenbauer, por su rigor intelectual, fervor renacentista y tan estructuradas arquitectónicamente como un diseño de la Bauhaus.

Por eso podemos escuchar magníficas piezas de oratoria como las de Carmelita Salinas cuando afirma de manera irrebatible en referencia al supuesto conflicto de interés por la llamada casa blanca, que “ni modo que el presidente Peña viva en un jacal”, para plantarse frente a esos que todo les duele, incluyendo el código postal ajeno.

Dicho lo cual, después de haber aprovechado cámaras y micrófonos para exaltar a su partido, sus candidatos, al presidente del mismo cuyo relojote de tablajero nos inspira tanta confianza, pero sobre todo a Alejandra Barrios, eterna lideresa de tianguistas, quien parece encontrarse en un Olimpo entre La Pasionaria, Tania La Guerrillera y Simone de Beauvoir.

Digo, cómo vamos a permitir que el licenciado viva en un tugurio, un  departamento de interés social del Fovissste, solo para darle gusto a ese lado de la tribuna que quiere que también ande en vocho como ese tal Mujica de que tan malos ejemplos vino a dar. Y luego hasta querrán que caiga en un populismo trasnochado como el de Luis Miguel, que ya se puso al nivel de Lupillo Rivera.

No puede ser que incluso hayan orillado a la pareja sensación, compuesta por Anahí y el señor Velasco, a tener una boda muy modesta en San Cristóbal de las Casas, cuando merecían cuando menos el yate de líder sindical de Pemex.

Pero nada más lógico y sensato que las palabras de Ivonne Ortega, secretaria general del partido tricolor, que desafiando a Freud y exaltando a Libertad Lamarque, afirmó con genuina convicción lo siguiente: “Soy del PRI porque es como un padre que toma decisiones difíciles pero correctas. Soy del PRI porque es como una madre y nos quiere a todos por igual”.

Para sentirse como Pedro Infante en La oveja negra y Angelitos negros.

jairo.calixto@milenio.com

www.twitter.com/jairocalixto