Política cero

"Outsourcing" en "McOndo"

Más desconsoladora que la cara del senador Lozano cuando le echaron su reforma a los perros (y peor aún cuando ante las tatemadas tuiteras y señalamientos por conflicto de intereses, no lo ha defendido ni Calderón ni Cordero mientras lo dejan solo en el PAN y hasta Luis Alberto Villarreal le dijo chivaloca); más triste que los trolles seudoliberales y ultraderechocitos de la Poniatowska cuando la vieron recibir el Premio Cervantes mientras se autonombraba “una Sancho Panza” (yo me conformo con ser galgo corredor); más atormentados que los paganos del SAT que, gracias a la saturación de su sistema están peor de varados que unos paseantes durante una granizada en la México-Toluca; más acongojados que don Norbeto Rivera por la relación que pueda haber entre las aventuras del padre Maciel y la falta de popularidad del catolicismo frente a los evangélicos… Más que todo eso están los jóvenes en la Ciudad de México que, según una encuesta del Instituto de la Juventud capitalino, en un 55% se reconocen infelices.

Digo, por más que les deprima que la Línea 12 esté descompuesta (pero al menos no se cayó durante el temblor), no pueden superar en materia de desasosiego a Miguel Ángel Mancera, cuyos niveles de impopularidad están casi al nivel de Peña Nieto (dicen en GEA-ISA que el Preciso trae un índice de desaprobación de 52% que, sin duda, se reducirá  cuando a Cuauhtémoc Gutiérrez lo corran del PRI con todo y Topo Gigios), al darse cuenta que por más que hace méritos nomás no le aprueban como le habían prometido la reforma política para el DF. El que ya se veía como un alto estadista, nomás me lo tienen a la vuelta y vuelta como michoacano esperando que ahora sí caiga La Tuta o Fausto Vallejo, lo que suceda primero. Pero lo servicial con el gobierno federal no se le quita. Bien hecho.

No, jóvenes, tendrían que agradecer por vivir en México. Digo, pueden celebrar que podrán haciendo hashtags chidos como #Mentirasdegordascobardes y #EPNvsInternet a la salud de la Ley de Telecomunicaciones que parece hecha en Venezuela. O gozar con una Ley Antimonopolios que generan fuertes reacciones telenoveleras de los monopolios que se ponen peor que Lucerito en un zoológico.

Infeliz en México solo si el Rafa Márquez te da una patada voladora en un partido, o si hubieras hecho un peliculón como Derbez y no te invitaran a los premios Oscar.

Acá, jóvenes aún, te pueden agarrar a guamazos los granaderos, los kilos son de 800 gramos, los ex góbers son multimillonetas… puro realismo trágico con calidad de exportación y outsourcing en McOndo.

jairo.calixto@milenio.com

www.twitter.com/jairocalixto